Puntos de vista: Los californianos pueden aprovechar la oportunidad única de reformar el gobierno

Puntos de vista: Los californianos pueden aprovechar la oportunidad única de reformar el gobierno

Story tools

A A AResize

Print

 

English Translation

Para algunos, el escenario podría parecer que se fijará para la misma historia desencantadora. Un nuevo gobernador ha llegado a Sacramento, sólo para encontrar el estado frente a otro déficit enorme - $ 25 mil millones durante los próximos 18 meses. Como siempre, el presupuesto propuesto por el gobernador está provocando desacuerdos. Los lados son elegidos, las líneas se marcan, se endurecen las posiciones, y miles de millones en recortes de gastos posibles y los impuestos son una vez más la charla de la ciudad.

Pero esta vez, para aquellos de nosotros que creemos firmemente que podemos encontrar una manera de hacer que nuestro gobierno trabaje con mayor eficacia, hay un producto mucho más raro que esta surgiendo en el Capitolio: la esperanza.

Es difícil hablar de esperanza en respecto a la reparación de nuestro gobierno estatal sin sonar ingenuo. Sin embargo, vemos ante nosotros una confluencia de fuerzas que está creando una de esas únicas oportunidades – quizás de una vez en una generación –de elevarse por encima de la refriega política y dar forma al futuro de nuestro estado.

California enfrento una situación similar hace un siglo. Este año se cumple el centésimo aniversario de las reformas de la época progresista de Hiram Johnson, cuando los votantes frustrados con un gobierno disfuncional dominado por intereses especiales de esa época, los barones del ferrocarril, construyeron gran parte de la democracia en que confiamos ahora. Dondequiera que miremos, vemos reflejos de una época en que los californianos tuvieron el valor de usar su poder político y apoyar una serie de reformas que reorganizo el gobierno y puso más poder en manos del pueblo.

Tan potente como eran las reformas de la era progresista, ahora son de un siglo de antigüedad y cada día la urgencia de reformas del siglo 21 se hace mayor. Los votantes de California sin duda parecen estar listos para una reforma. Los votantes comunes, desde los padres frustrados por las escuelas de bajo desempeño de sus niños a los empresarios preocupados por los problemas crónicos fiscales del estado, están expresando su descontento con lo mismo de siempre y exigiendo cambio.

La última elección demostró hasta qué punto este deseo de cambio ha crecido en la economía difícil, con una serie de nuevas medidas de votación cambiando todo desde la votación del presupuesto a la forma en que se delinean distritos políticos. Y el gobernador Jerry Brown, fue elegido mientras se comprometió a realizar cambios estructurales a nuestro gobierno que lo hará menos "complejo, confuso e ineficiente". Su nuevo presupuesto tiene una reforma sistémica como prioridad, y un grupo de partidarios vocales en la asamblea legislativa parecen dispuestos a seguir su ejemplo.

Fuera de Sacramento, esfuerzos organizados y financiados están añadiendo impulso a los pedimientos de los votantes por la reforma. Se espera mucho de un grupo nuevo y emocionante de los líderes reformistas, financiado por Nicolas Berggruen llamado el Comité Piense a lo largo para California (Think Long Comittee for California). Los 20 millones de dólares de Berggruen de compromiso para impulsar las mejores ideas de reforma estructural, desde la política fiscal hasta el proceso de iniciativas, hacia la votación ya está ayudando a cambiar el tono en Sacramento.

Otro desarrollo interesante es el esfuerzo de base por la Alianza de California, una coalición de más de 20 organizaciones de base y regionales que trabajan en una amplia gama de temas de justicia social, que se han unido para trabajar a cerca del gobierno y las reformas fiscales porque creen que estas reformas son necesarias para lograr un cambio sustantivo. En los meses previos a la elección, la alianza presento el caso personalmente a más de 175.000 votantes que hacer que nuestro gobierno trabaje mejor es el único modo en que California puede alcanzar sus sueños.

Cinco de las mayores fundaciones de California, han unido sus fuerzas y buscan agregar a ese impulso al reafirmar nuestro compromiso a la reforma. El California Endowment, Evelyn y Walter Haas, Jr. Fund, y las fundaciones Irving, Hewlett, y Packard han concedido recientemente un total de $ 15.5 millones durante los próximos cuatro años a Adelante California (California Forward), un grupo de base amplia, no partidista, fundada por nuestras organizaciones en 2008 que ha distinguido como uno de los pocos esfuerzos genuinamente apolítica, dedicada a desarrollar soluciones de sentido común a la gama de los retos de gobernar en California.

Adelante California está organizando una conversación en todo el estado llamado "Habla California" (Speak up California), invitando a los líderes cívicos, grupos empresariales, abogados sin fines de lucro y funcionarios electos de todo el Estado a compartir sus ideas para la reforma y hablar acerca de cómo este electoral creciente por el cambio lo puede hacer una realidad.

Creemos firmemente que esta es la conversación que los californianos deben tener. Y como vemos la poderosa combinación de líderes influyentes y los ciudadanos comunes uniéndose a este movimiento de reforma - desde el gobernador hasta la lista impresionante de asesores del Comité de Piensa Largo hasta los grupos miembros de la Alianza de California – tenemos más esperanza que nunca de que este es el año que podemos encontrar una manera de hacer que nuestro gobierno trabaje mejor en servicio de la gente de California.

Le invitamos a unirse a nosotros y jugar un papel en la solución al desafío de cómo se gobierna nuestro estado . La conversación ha comenzado. El impulso existe. El momento es ahora. Hiram Johnson y sus reformadores lo demostraron hace un siglo: Podemos hacerlo de nuevo.


James E. Canales es presidente y director ejecutivo de la Fundación James Irvine, una fundación de donaciones privadas. Irvine es uno de los principales apoyadores de New America Media. Una versión de este artículo de opinión aparecido en el Sacramento Bee.