Ciudad en Arizona considera adoptar políticas más amistosas para los inmigrantes

Ciudad en Arizona considera adoptar políticas más amistosas para los inmigrantes

Story tools

Comments

A A AResize

Print

Share and Email

 

English Translation

MESA, Ariz. -- Mesa, la sede del promotor de la ley SB 1070, el senador republicano Russell Peace, considera seguir los pasos de Utah, llevando a la ciudad potencialmente en la dirección contraria de una ley en Arizona que criminaliza la inmigración ilegal.

Pero la ciudad ubicada a 30 millas al este de Phoenix enfrenta una controversia por esta consideración.

Durante una audiencia para recibir comentarios del público, el pasado miércoles, ante la Junta Asesora de Relaciones Humanas -una comisión independiente al Concilio de la Ciudad, integrada por ciudadanos – las opiniones presentadas por los residentes de Mesa reflejaron las perspectivas polarizadas sobre la inmigración ilegal que existen en el estado. Y el largo camino a seguir para encontrar puntos de coincidencia en la discusión.

Una declaración conocida como “Utah Compact” que fue firmada el 11 de noviembre por miembros de esa comunidad y políticos tanto demócratas como republicanos señala principios a seguir por ese estado a la hora de tratar con sus 100,000 residentes indocumentados. La declaración dice que el estado promoverá el cumplimiento de las leyes, pero se opondrá a medidas que resulten en la separación de las familias por la deportación.

La Iglesia Mormona con su sede en Utah le dio apoyo a este documento. La misma iglesia tiene raíces profundas en Mesa y cuenta con el senador Pearce entre sus miembros.

Los defensores de implementar una declaración similar en Mesa dicen que beneficiará a la ciudad económicamente al cambiar la imagen negativa que enfrenta el estado, desde que se aprobó la ley anti-inmigrante SB 1070 –que fue parcialmente frenada en las cortes por una juez federal.

“Nosotros que somos el pueblo, entendamos que un padre que simplemente está tratando de darle de comer a sus familia no es una amenaza, ni está cometiendo una acción que daña las libertades y derechos individuales de nadie”, testificó Mike Conway, un residente de Mesa durante la audiencia.

Los opositores del “Utah Compact” argumentaron que implementar cualquier tipo de leyes o lineamientos en Mesa violaría una parte de la ley SB 1070 -que sí entró en efecto- y que prohíbe que las ciudades o localidades pasen políticas que restrinjan la implementación de las leyes de inmigración, a la vez que impone severas multas a quienes no cumplan con esto.

“Muchos de los que promueven esto tienen una agenda política y quieren que la ciudad de Mesa se convierta en una peón más de sus esfuerzos. Lo que quieren es poder decir: ‘?Ven?, hasta la ciudad de Mesa rechaza las políticas de su hijo favorito, Russell Pearce’”, dijo Jim Shoen, un residente de esa ciudad. “No entiendo qué parte ‘de ésta es la voluntad de los votantes de Arizona’ no entienden”.

Otros críticos dijeron que apoyar algo similar en Mesa podría llevar a la aprobación de leyes como las que firmó recientemente el gobernador de Utah, Gary Herbert.

Mediante la nueva legislación que entraría en efecto en el 2013, Utah le otorgaría un permiso de trabajo de dos años a los inmigrantes indocumentados que puedan comprobar que han estado viviendo y trabajando en el estado, no tengan antecedentes penales y paguen una multa de $2,500 dólares.

Utah también pasó una ley que ha sido comparada con la SB 1070, que permitiría que la policía local indague sobre el estatus migratorio de una persona arrestada por un delito serio.

El senador demócrata de Utah, Ben McAdams, que impulsó el “Utah Compact”, dijo que sin duda esta declaración tuvo un impacto en las discusiones en la Legislatura de su estado. Y a la hora de crear nuevas leyes, el documento impactó el tono del debate migratorio llevándolo en una dirección más moderada.

McAdams dijo en entrevista con New America Media que la intención detrás del Utah Compact era alejarse lo más posible de leyes como la SB 1070 que podría dañar la economía de ese estado.

En Mesa, residentes de distintas denominaciones religiosas ofrecieron su perspectiva sobre la declaración adoptada en Utah. Entre estos había miembros de la Iglesia Mormona que aplaudieron el apoyo de esa iglesia al Utah Compact que entre otras cosas dice que ese estado debe darle la bienvenida a la “gente de buena voluntad”.

“Cómo podemos lograr que Mesa vuelva a crecer? dijo Julie Jorgensen, una maestra republicana que es además parte de la Iglesia Mormona. “Demostrando que somos un sitio que le da la bienvenida a toda la gente de buena voluntad”.

Muchos de los testimonios se enfocaron en cómo esta declaración podría afectar la economía de Mesa.

Sus defensores dijeron que revitalizaría la ciudad, que ha visto a muchos negocios latinos cerrar sus puertas después de la aprobación de varias leyes anti-inmigrantes en el estado. El miedo a la persecución de los inmigrantes por parte de las autoridades ocasionó que muchas familias se fueran de Arizona, causando una baja en el número de estudiantes inscriptos en las escuelas acompañada de la pérdida de fondos para la educación.

Los opositores enfatizaron sus miedos de que criminales violentes estén pasando la frontera, preocupaciones sobre el terrorismo y la presencia de pandillas involucradas en crímenes de vandalismo en los barrios.

“Mesa se ha convertido en una ciudad santuario”, dijo el residente Randy Hatch, quién se quejó de la presencia de negocios con letreros en español en distintas partes de la ciudad creando una “cultura dentro de una cultura”.

“Los hechos son que la inmigración ilegal tienen un tremendo impacto en Mesa”, agregó. “Hemos recibido a los inmigrantes ilegales con alfombra roja, sin pensar en las consecuencias inesperadas. ¿Cómo nos vamos a ver en los próximos 25 años? ¿Estaremos como Detroit?”

Los testimonios también presentaron una perspectiva del público sobre le efectividad de las actuales leyes de inmigración.

“Estoy de acuerdo en que las familias no deben ser separadas. Si hay problemas, la familia entera debe irse junta y no ser separada si los adultos son ilegales”, dijo Terry Johnson, una maestra desempleada que vive en Mesa.

Johnson argumentó que la gente debe seguir los caminos legales para ingresar al país.

“Si la gente pudiera venir legalmente, ¿no les parece que lo harían?” respondió Brenda Rascón, una estudiante de doctorado en biología que también reside en Mesa. “Mucha gente no entiende que Latinoamérica enfrenta una disparidad cada vez más grande, un crecimiento en la desigualdad y mucha gente se esta viniendo para el norte – y la guerra contra las drogas está asustando a muchos de ellos haciendo que sean más los que vienen para el norte”.

La audiencia tuvo lugar casi una semana después de que el Senado estatal de Arizona rechazará cinco propuestas de ley anti-inmigrantes. Varios republicanos conservadores que en el pasado apoyaron la ley SB 1070 votaron en contra de estas leyes citando preocupaciones sobre la situación de la economía. Sesenta negocios le escribieron una carta al senador Pearce en oposición a las leyes donde condenaban el impacto económico que tuvo un boicot en Arizona contra las legislaciones anti-inmigrantes en sus propios negocios.

El alcalde de Mesa, Scott Smith dijo que el voto en el Senado de la semana pasada y la oposición creciente del sector empresarial a leyes como la SB 1070, ha alterado el panorama y el tono de las conversaciones sobre inmigración en el estado.

“Uno de los temas más reales es que enfrentamos un conflicto de los valores americanos”, dijo Smith. “Los debates son sobre cuál de estos valores es más importante. ¿Vamos a salir en la defensa de las leyes, o vamos a ser la nación que invita a la compasión?”, agregó.

Smith, quien no estuvo presente durante la audiencia, dijo que apoya el “Utah Compact” pero que le parecía “poco sabio” tomar algo que fue creado especialmente para Utah y tratar de aplicarlo en Arizona.

“En esta discusión en Mesa, tenemos que tener mucho cuidado de no encender de nuevo llamas que estaban siendo apagadas” dijo.

El documento todavía está muy lejos de ser presentado al Concilio de la Ciudad de Mesa para su voto. Antes que nada tiene que recibir el visto bueno de la Junta Asesora de Relaciones Humanas, una decisión que puede tardar meses.

Denise Heap fue la única integrante de la junta asesora que vocalizó su opinión después de los comentarios del público.

Heap dijo que en parte lo que los motivó a considerar el “Utah Compact” fue un clima de hostilidad cada vez más creciente en Mesa y un aumento registrado en los crímenes de odio en esa ciudad.

“Es nuestro propósito como esta junta de llegar al fondo de esto y crear una atmósfera que sea más inclusiva, una comunidad harmoniosa y una comunidad que valore a cada persona”, dijo.

Otras ciudades como Scottsdale también podrían considerar adoptar el “Utah Compact”.

“En 1964, el Congreso aprobó el Acta de Derechos Civiles en este país. Si el Acta de Derechos Civiles hubiese sido puesta frente a los votantes de los estados del suroeste, jamás hubiera pasado” dijo Carolina Castillo Buttler, una residente de Scottsdale que apoya la declaración de Utah. “Hay cosas que los líderes no pueden dejar en manos de los votantes. Tienen que tomar el liderazgo”.

El grupo “East Valley Patriots for American Values” fue quien presentó el “Utah Compact” a consideración de la Junta Asesora de Relaciones Humanas en Mesa con la esperanza de que el estado se aleje de leyes antiinmigrantes que dañan la economía y las comunidades.

Dan Martinez, el fundador el grupo y además profesor de colegio comunitario jubilado dijo que la intención es promover un dialogo civil sobre un tema tan divisivo en Arizona como lo es la inmigración.

“La falta de una conversación civil significa que muchas personas toman mucha información incorrecta y la dan como cierta. Nosotros queremos que la verdad salga a la luz”, dijo Martinez. “No todo el mundo en Mesa está de acuerdo con lo que Russell Pearce está haciendo”.


 

Comments

 

Disclaimer: Comments do not necessarily reflect the views of New America Media. NAM reserves the right to edit or delete comments. Once published, comments are visible to search engines and will remain in their archives. If you do not want your identity connected to comments on this site, please refrain from commenting or use a handle or alias instead of your real name.