Cubertura Medica es Crucial Para Abuelos Cuidadores Latinos

Cubertura Medica es Crucial Para Abuelos Cuidadores Latinos

Story tools

A A AResize

Print

 
Parte 2 de 3.  Parte 1

Investigadores comparan cubertura medica para abuelos cuidadores como mascaras de oxigeno; ¿Como van a cuidar a los niños si no se están cuidando ellos mismos?


English Translation

LOS ANGELES, Calif.– Investigadores comparan cubertura medica para abuelos cuidadores como mascaras de oxigeno; ¿Como van a cuidar a los niños si no se están cuidando ellos mismos?

Como muchos abuelos Maria Olvera, 51, descuidó su salud porque estaba entre sus obligaciones en el trabajo y cuidando sus nietos, Richard, de 2 años, y su hermana Jennifer, 10. El padre de Richard fue matado en un tiroteo desde un coche hace dos años y su madre fue deportada en 2010.

Llego al punto que Olvera, estaba perdiendo su vista debido a su diabetes sin tratamiento.

En acuerdo con el Censo estadounidense, 6.4 millones de abuelos estaban viviendo en casas con sus nietos menores de 18 anos en el 2008; 2.6 millones de ellos tenían responsabilidad principal de ser padre.

Cobertura de salud es un reto que abuelos enfrentan cuando toman el papel de padre de nuevo, dijo Jaia Peterson Lent de Generaciones Unidas en Washington, D.C. Procurando cubertura medica para ellos mismos y los niños es crucial, y sin la información correcta familias pueden perder.

Analfabeta, indocumentada y con miedo

“Siempre es un reto relacionado con la falta de información, Medicaid usualmente cubre a niños”, explicó Lent. “Pero muchas veces abuelos no saben como solicitar, que pasos tomar o no están seguros si califican. Yo e oído de casos donde adultos viejos usan sus retiros”.

Aunque Olvera vive con sus hijos, ella depende mucho del programa familiar Madison Healthy Start para orientación sobre como obtener cubertura medica para los niños, hacer citas medicas para ella y comprar provisiones.

El centro ayuda familias con comida, visitas al hospital y repasando cartas que reciben. La mayoría de los padres que ayudan son mujeres.

“Ella siempre era muy titubeante para buscar ayuda, a veces íbamos a su casa porque ella tenía miedo que le quitáramos los niños”, dijo Mirsa Serrano, coordinadora del programa, de Olvera. “Es difícil para ella salir adelante porque tiene muchos problemas además de ser analfabeta e indocumentada”.

Además de ser diabética Olvera sufre de depresión, al tallo de años de abuso en las manos de su antiguo esposo. Ella dice que se está cuidado más.

Sin embargo, el 2010 fue un año difícil para ella. Su hermano se murió en enero y su madre en julio, dijo ella.

“El par de meces que han pasado han sido difícil; unos días ni me podía levantar de la cama. No creo que me hubiera levantado si no fuera por los niños”, Olvera recontó, viendo su nieto Richard pasando de lado.

La necesidad para el alcance especificado abuelos como Olvera es evidente en una alfombra café desbordante con documentos de derechos de victimas e información de como aplicar para una Visa U federal, como sobreviviente de abuso doméstico.

Aun porque no puede hablar inglés – y mas importante el miedo e intimidación del sistema legal estadounidense – los papeles han sentado sin ser usados por años. Esos recursos le pudieran ayudar darle estabilidad.

Mas activos, pero vulnerables

Un estudio del 2009 sobre abuelos étnicos criando sus nietos de la Universidad de Washington en St. Louis, encontró que los abuelos cuidadores tienen una vida más activa, más comida saludable y aumenta su propósito por la tarea de criar los niños.

No obstante, la misma encuesta encontró agravante evidencia que abuelos cuidadores eran mas probable a ser descontentos con su salud; tener enfermedades crónicas, como diabetes e incidentes altos de depresión que cuidadores quienes cuidan a sus esposos o hijos adultos.

Cuidadores latinos eran menos saludables que sus homólogos que no son cuidadores, dijeron Esme Fuller-Thomson y Sandra Rotman de la Universidad de Toronto, investigadores que van al la cabeza de problemas que abuelos enfrentan.

“Estaban en peor posición, tenían menos recursos financieros, y más pobres”, Fuller-Thomson afirmó, “son los que deben de tener más recursos no tiene sentido – es ilógico”.

En general, ella dijo, abuelos que se ofrecen son especialmente vulnerables. La tarea de criar un niño acelera disminución de su salud o los hace mas consciente de sus limitaciones de salud.

El 2007 estudio de Fuller-Thomson con Meredith Minkler de la Universidad de California, Berkeley “Mexicanos estadounidenses criando nietos” encontró que uno de 20 mexicanos estadounidenses de 45 niños o más están criando un nieto.

A pesar de ser unos de los mas empobrecidos, notó Fuller-Thomson, pocos de ellos usan programas de ayuda estatal, como vales de comida. Números para centroamericanos eran similares. Aunque un cuarto de los abuelos viven bajo la línea de pobreza, solamente un por ciento acceden asistencia social.

Bloqueada por idioma, sistema

“El uso de servicios es bajo, aunque las abuelos están aquí legalmente ellos todavía pueden tener miedo de usar servicios”, Fuller-Thomson explicó. “Hay una necesidad de alcanzar este grupo de cuidadores”.

Además de problemas de estatus legal, barreras de lenguaje y falta de familiaridad en navegando el sistema puede bloquear sus esfuerzos. Quitándo las barreras es crucial, ella dijo.

“Abuelos cuidadores están en la primera línea de defensa para defender los niños mas vulnerables de América”, Fuller-Thomson dijo. “Cualquier cosa que podemos hacer para facilitar su bienestar y darles estabilidad tiene sentido”, ella afirmó, agregando, “muchos quien lo hacen, sufren de severo problemas de salud y pobreza”.

Figuras del Censo del 2010 enseñan que los latinos representan un tercio de la población de California (37.6 por ciento), notó Catherine Goodman, una profesora que se retiró del la Universidad Estatal de California, Long Beach y a hecho extensas encuestas de abuelos cuidadores.

“A medida que la población latina aumenta, todos estos tipos de familias van a aumentar”, incluyendo familias donde los abuelos latinos son los únicos cuidadores, Goodman dijo.

“Estas familias van a necesitar el mismo tipo de asistencia que familias de otros grupos étnicos, como cuidado de prorroga, asistencia financiera, seguro de salud, enlace a servicios y escuelas y apoyo de otros miembros de la familia y amigos”, ella enfatizó.

Mientras que los nietos típicamente son nacidos en los Estados Unidos, y por tanto ciudadanos, los abuelos que los están criando no pueden ser. Para los abuelos que son indocumentados, obteniendo cuidado esta lleno de miedo, Goodman dijo.

Ella continuó que California tiene casi 3 millones de los 11.6 millones inmigrantes indocumentados en EE.UU. de acuerdo con el censo del 2008. Pero ella admite que es difícil tener una cuenta precisa.

“El costo es un disuadir y a menudo los cuartos de emergencia son la única fuente de asistencia”, Goodman reclamó. “Barreras a cuidado médico son pobreza y bajos recursos, falta de seguro médica y estatus legal, además de lenguaje”.

La salud escasa de estos abuelos puede causar la incapacidad de cuidar a sus nietos, Goodman agregó. Si los padres descuidan sus hijos y familias no pueden proveer por los jóvenes, el sistema de la protección de menores se hace responsable de ellos y los niños son puestos en guarda o casas de grupos.

Pasos para la independencia son distantes

Porque los nietos de Olvera son ciudadanos de EE.UU. ella quiere ganar custodia entera de ellos y conventirse en su madre de acogida.

El padre de Richard, Rudolfo Reyes, aliviaba el cargo de cuidar a los niños, Olvera dijo, incluyendo los otros que la madre del niño tuvo con otros padres.

“A él no le importaba que los otros niños no eran de él”, Olvera notó. “El los llevaba a la escuela y al parque los fines de semana”.

Reyes murió en 2008, tres días después de Navidad, Olvera dijo. Un certificado de muerte indica que Reyes murió de varios disparos. Olvera dijo que él no tenia afiliación con pandillas.

“Era más difícil para mi después que él murió”, Olvera recordó. “Yo trabajaba, cuidaba a los niños y los llevaba a la escuela”.

Los pasos para la independencia son lejos, Olvera expresoó. Pero ella tiene esperanza que un día las necesidades de ella y de los niños van a ser totalmente cumplidos.

Por lo tanto estuviera contenta con un trabajo.

“Cuando encuentre un trabajo, yo me puedo salir de aquí e irme con los niños a mi propia casa”, Olvera dijo.

Este articulo es el segundo en una serie escrita por Adolfo Flores, un reportero para el Pasadena Star-News y El Nuevo Sol. Ẻl escribió este articulo bajo la Beca de la Fundación MetLife para Periodistas en conjunción con New American Media (NAM) y la Asociación Gerontológica de America.