Las leyes anti-inmigrantes son usadas como distracción

Las leyes anti-inmigrantes son usadas como distracción

Story tools

A A AResize

Print

 
CHARLOTTE, N.C. -- No es un misterio, desde que inició la recesión el tema número uno para los votantes es la creación de empleos, pero ¿qué pasa cuando los políticos fracasan miserablemente en lograr ese objetivo? Para el legislador de Carolina del Norte, Frank Iler, la respuesta es simple: generar una cortina de humo creando leyes anti-inmigrantes.

Iler fue electo en 2010 como miembro de la Casa de Representantes del estado por el Distrito 17, es decir por el condado de Brunswick. Durante su campaña, Iler apoyó un plan llamado “100 Días Que Cambiarán a Carolina del Norte” (100 Days That Will Change North Carolina), este documento aseguraba que si los republicanos ganaban las elecciones, en tres meses se eliminarían restricciones tributarias a las empresas y se generarían más puestos de trabajo.

Llegaron las elecciones, y los legisladores republicanos ganaron la mayoría en la Asamblea Legislativa del estado por primera vez en más de un siglo. Pasaron 100 días, luego varios meses y hoy, cerca de un año después, el nivel del desempleo se ha mantenido casi sin cambios en Carolina del Norte. Según datos de la Comisión de Seguridad del Empleo (Employment Security Comisión), en septiembre de 2010 el índice de desempleo era de 10%, un año después esta cifra se ubica en 10.5%.

El segundo punto dentro de los 10 que postulaba el plan “100 Días Que Cambiarán a Carolina del Norte”, decía que se buscaría reducir los impuestos para llegar a ser un estado más competitivo y atraer la inversión de grandes empresas. Para el representante Iler este era un tema crucial, pues el fabricante de neumáticos Continental, tenía planes para invertir 500 millones de dólares en la construcción de una nueva planta justamente en su condado: Brunswick.

Hace tres semanas Continental anunció que su nueva planta no se construirá en el condado de Iler, ni siquiera en Carolina del Norte, la millonaria inversión (la cual se prevé que generará 1,700 puestos de trabajo) se llevará a cabo en Carolina del Sur.

¿Cómo enmendar esta vergonzosa situación?, Iler tiene su estrategia: usará a la polémica como táctica de distracción. El legislador republicano encabeza un nuevo comité de la Casa de Representantes que tiene como objetivo emitir leyes anti-inmigrantes.

“En mi opinión personal tenemos que hacer de Carolina del Norte un lugar que no le de la bienvenida a ningún inmigrante ilegal, de donde quiera que venga”, dijo Iler a periodistas de la publicación Star News, una semana después del anuncio de Continental. ¿Coincidencia?
Según Iler este es un tema prioritario, y la primera reunión del comité está programada para principios de diciembre, el grupo de nueve miembros -seis republicanos y tres demócratas- revisará las leyes y programas relacionados con la inmigración en el estado, y propondrá nuevas leyes anti-inmigrantes a la Asamblea General.

Esta táctica no es nueva, según un reporte de la Sociedad de las Américas, con sede en Nueva York, que analizó la situación de 53 ciudades que entre el 2006 y el 2008 impusieron normas locales para “combatir” a los indocumentados.

La conclusión del estudio fue que este tipo de normas florecieron en lugares con mayor pobreza y desempleo. En ciudades como Payson (Arizona), Bellaire (Ohio) o Athens (Alabama) hay menos trabajadores en general -inmigrantes o no inmigrantes- se impusieron leyes anti-inmigrantes, pero el impacto económico de las ordenanzas ha sido negativo.

El representante Frank Iler en lugar de perder el tiempo con cortinas de humo debería concentrarse en buscar maneras de generar más empleo. Los números no mienten, pregunte a los agricultores de Arizona, Georgia o Alabama si sus leyes anti-inmigrantes han ayudado a mejorar la economía local.


Diego Barahona es editor de La Noticia Newspaper en Charlotte, N.C.