Obama busca llegar a los latinos, por contraste con republicanos en reforma migratoria

Obama busca llegar a los latinos, por contraste con republicanos en reforma migratoria

Story tools

A A AResize

Print

 

English Translation

Foto: El presidente Obama habla sobre una gran variedad de asuntos con representantes de los medios latinos. Khalil Abdullah, corresponsal en Washington, D.C., para New America Media se ve sentado en la foto hacia el final de la mesa en la sala Roosevelt (Foto Oficial de la Casa Blanca por Pete Souza).



WASHINGTON – El presidente Barack Obama volvió a comprometerse en lograr que se apruebe una reforma migratoria integral de ser re-electo en 2012.

“Esto será una parte prominente de mi campaña y voy hablar al respecto extensamente”, sostuvo Obama.

Durante una reunión en la Casa Blanca con medios de comunicaciones que sirven a la comunidad latina, el presidente enfatizó “es difícil que haya un contraste más claro entre lo que los republicanos defienden en una variedad de asuntos y en lo que yo y los demócratas defendemos”.

Los hechos como argumento en la campaña

Al preguntarle si utilizaría publicidad negativa en su campaña para convencer a los votantes latinos de las pronunciadas diferencias ideológicas entre los dos partidos, el presidente dijo que no, su campaña se “apoyará en hechos”.

Apenas pudiendo contener una pequeña carcajada, Obama agregó “puede que simplemente difundamos clips de los debates entre los republicanos, palabra por palabra,” en los medios de televisión en español. “Ni siquiera vamos a comentar al respecto (de los clips)”, agregó.

La reunión con los medios ocurrió por la tarde a pocas horas de un debate de los candidatos del Partido Republicano (GOP por sus siglas en inglés) donde el gobernador de Texas, Rick Perry, se “congeló mentalmente” en medio de una frase y no pudo enlistar las tres agencias federales que proponía eliminar de eser electo presidente. El incidente se convirtió en carne de cañón para los comentaristas políticos.

Pero Perry también ha sido objeto de críticas por su propio partido debido a su visión sobre las políticas migratorias que se asemejan al centrismo de su predecesor, el presidente George Bush.

Asimismo, el candidato presidencial republicano en 2008, el senador de Arizona, John McCain presentó recientemente una postura más moderada sobre el tema que la del liderazgo de su partido y los pre-candidatos presidenciales –otro contraste del que Obama está al pendiente.

Algunos críticos argumentan que Obama debió tener como prioridad una reforma migratoria en lugar de la reforma a la salud durante su primer mandato. Pero los analistas políticos que monitorean el Congreso argumentan que no contaba con los votos suficientes para lograr ese objetivo y señalan que ahora cuenta con todavía menos votos.

Obama lo reconoció durante su reunión con los medios, especialmente considerando que los demócratas perdieron su mayoría en la Cámara de Representantes en las elecciones de 2010 y retuvieron una mayoría en el Senado con un margen pequeño.

“Puede que no logremos pasar una reforma migratoria integral en este Congreso”, dijo el presidente “pero lo que estamos explorando con grupos defensores de los derechos de los inmigrantes, el sector comercial, y otros, son algunos de sus componentes, como el Dream Act, que todavía son viables y que pueden lograrse desde ahora hasta fines del año que viene”.

Obama dijo que la preocupación del público sobre la economía y los empleos es entendible. En sus declaraciones de apertura de la reunión, Obama delineó algunas de las soluciones administrativas cuyo fin es aliviar la carga económica de las familias estadounidenses.

Pero, reconoció “en última instancia no vamos a tener un impacto profundo en el desempleo, en el mercado de la vivienda, en los ingresos y salarios de la gente sin que el Congreso actúe en forma significante”.

El Congreso y el voto latino

En asuntos críticos, el Congreso juega el papel de un socio vital para el progreso o un impedimento para la agenda de cualquier presidente. Es por eso que con más razón Obama opinó que si los latinos salen a votar por los demócratas en grandes números –no sólo en la elección presidencial, pero en otras contiendas—esto le dará una “orden clara” de actuar sobre la reforma migratoria.

Si eso sucede, señaló “ la dinámica política puede ser diferente durante el segundo mandato”.

Obama dijo que no tenía ilusiones, sabiendo que la aprobación entre los votantes latinos va en descenso.
“Creo que no hay forma de duplicar la atmósfera de 2008”, indicó francamente.

El presidente atribuyó el descontento principalmente con la crisis económica que ha reducido la solvencia económica de muchos estadounidenses desde que ascendió a su puesto.

Sin embargo, Obama denunció los intentos de las legislaturas estatales controladas por los republicanos de usurpar el poder constitucional del gobierno federal sobre inmigración, basando sus argumentos en justificaciones económicas.

El presidente utilizó palabras duras sobre Alabama y HB 56.

“Creo que es una mala ley”, dijo Obama. “Sería sabio que la gente de Alabama la revocara. Pero en la ausencia de una revocación, nosotros vamos a desafiarla (legalmente)”, aseguró.

HB 56 es una ley tan punitiva en tantos niveles que los inmigrantes indocumentados y quienes interactúan con ellos viven en un clima de temor e inseguridad en todo el estado.

Obama dijo que la ley HB 56 es tan amplia e invasiva a un nivel personal que , por ejemplo, un sacerdote católico puede ser castigado por llevar a un trabajador indocumentado a un hospital”.

Los críticos de la ley en Alabama argumentan que fue creada para causar tanto miedo e inseguridad al punto de llegar a la auto-deportación. Hasta cierto punto la ley ha sido exitosa porque ha logrado que algunas familias e individuos huyan del estado. El presidente dijo que congraciarse de tener la ley más “mala” de inmigración en el país no es sinónimo de tener la más efectiva.

Obama enfatizó que la HB 56 está errada porque no “encaja con los valores centrales de este país”.

Deportaciones “humanas y justas”

En referencia a la crítica humanitaria sobre el record de deportaciones durante su administración, el presidente insistió que han implementado las leyes actuales como se requiere de una forma “humanitaria y justa”.

Por ejemplo, Obama dijo que su administración está trabajando en desarrollar una “serie clara de lineamientos para presentar cargos con (el Control de Inmigración y Aduanas) para decirle a sus oficiales: “Tus prioridades deben ser in contra los criminales serios, no los jóvenes del Dream Act, no los padres de los niños estadounidenses que están ocupados de sus propios asuntos y responsabilidades. Deben enfocarse en los criminales”.

Obama continuó diciendo “que esto ha causado algo de controversia dentro y afuera de la agencia, pero pensamos que es lo correcto” especialmente cuando los recursos federales son limitados.

El presidente dijo que tenía profundo conocimiento de cómo las deportaciones separan familias, especialmente los padres de niños, y habló de la necesidad de que los centros de detención de inmigrantes sean operados de forma humanitaria.

En la reunión que varió entre preguntas sobre los latinos a políticas en torno a los pequeños negocios, la deuda con Europa, y la creciente alianza entre America y Latino America, Obama prometió que continuará mejorando la vida de los estadounidenses de modo que gane el voto de los latinos.

Aún con las imperfecciones de su administración, Obama cree que los votantes latinos van a ayudarlo a lograr alcanzar su segundo mandato, si salen a votar en grandes números en estados clave, quizás haya una oportunidad más grande de pasar una reforma migratoria de la que hubo durante su primer mandato.

“Ellos saben en dónde está mi corazón”, dijo Obama.