Organizaciones latinas defienden a Cecilia Muñoz, en medio de llamados para su renuncia

Organizaciones latinas defienden a Cecilia Muñoz, en medio de llamados para su renuncia

Story tools

A A AResize

Print

 

English Version

SAN FRANCISCO — Un bloguero y locutor radial pidió la renuncia de Cecilia Muñoz a su puesto en la Casa Blanca debido a la defensa que hiciera de la política de deportaciones del gobierno. Presente.org, la organización que presionó a CNN para que despidiera al presentador conservador Lou Dobbs, quiere que Muñoz denuncie el programa Comunidades Seguras.

Como respuesta, un grupo de algunas de las principales organizaciones de defensa de los inmigrantes del país dieron a conocer un documento de apoyo a Muñoz.



La controversia podría revelar una diferencia de opinión dentro del movimiento pro-inmigrante sobre cuál estrategia a seguir para abogar por de los derechos de los inmigrantes en los Estados Unidos.

En medio de la controversia se encuentra Muñoz, organizadora de la defensa de los inmigrantes que pasó a ser empleada del gobierno que ostenta un número récord de deportaciones de inmigrantes indocumentados.



Antes de sumarse a la Casa Blanca, Muñoz trabajó para el Concilio Nacional de La Raza (NCLR por sus siglas en ingles), donde fue conocida como una defensora de los derechos de los inmigrantes. Muñoz fue nombrada Directora de Asuntos Intergubernamentales en 2009 y desde entonces ha sido criticada por sus declaraciones defendiendo las políticas migratorias de Obama. Entre las más controversiales figura su defensa a Comunidades Seguras, el programa que exige que la policía local comparta las huellas digitales de los arrestados con las autoridades migratorias. La administración de Obama asegura que el programa se enfoca en aquellos con antecedentes criminales, pero los críticos mantienen que muchos deportados no tenían antecedentes delictivos.



Mario Solis-Marich, editor de MarioWire y presentador radial del Show Mario Solis-Marich de la radio 760 AM en Denver, Colorado, pidió la renuncia de Muñoz en agosto, después de leer su defensa del programa Comunidades Seguras en el blog de la Casa Blanca.

"(El gobierno federal) no solamente estaba implementando una política en una manera inhumana sino que estaba tratando de dividir a la comunidad", dijo Solis-Marich, quien escribió en su propio blog, "Dado que Muñoz no parece capáz de influir el diálogo en la Casa Blanca para que tenga una posición más humana en inmigración, ella debe renunciar con honor".

Según Solis-Marich, otros activistas se unieron a este pedido después de la aparición de Muñoz en un documental sobre los centros de detenciones de inmigrantes en el programa "Frontline", de PBS, el 18 de octubre.

Allí Muñoz dijo, "Al final del día, cuando tienes una ley migratoria inoperante y tienes una comunidad de 10, 11 millones de personas viviendo y trabajando en EE.UU. ilegalmente, algunas de estas cosas van a pasar. Incluso si la ley se aplica con perfección, habrá padres separados de sus hijos. No tiene que gustarles, pero es el resultado de tener un sistema inoperante de leyes. Y la respuesta a ese problema es reformar la ley..."



"Ser latina no te da licencia para defender políticas que afectan a las latinas", dijo Roberto Lovato, el co-fundador de Presente.org. "Presente.org ha atacado a la gente de derecha como Lou Dobbs," dijo Lovato. "Muñoz anda por ahí hablando de los inmigrantes como si fuera un republicano blanco. Cambió el mensajero pero el mensaje es el mismo".



En respuesta al pedido de que Muñoz renuncie, algunas de las organizaciones principales de defensa de los inmigrantes expresaron su apoyo a Muñoz. La declaración fue firmada por 18 organizaciones, entre ellas, el Centro por un Cambio Comunitario, el Concilio Nacional de la Raza, el Centro Asiático-Americano de Justicia, el Foro Nacional de Inmigración, America’s Voice y la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Nombrados.

"Muchos líderes en la comunidad de derechos de los inmigrantes querían asegurarse de que el debate (sobre Cecilia Muñoz) no se convierta en una distracción de los verdaderos problemas a la mano: la manera en que la administración implementa la ley,” explicó Deepak Bhargava, director ejecutivo del Centro por un Cambio Comunitario.



"La política de la administración está haciendo daño y debe cambiar", agregó. "Cecilia no es la causa de esta mala política y nosotros confiamos en que ella está haciendo lo posible para mejorarla".



Angélica Salas, directora ejecutiva de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA por sus siglas en inglés), una de las organizaciones que firmaron la carta, explicó: "Hace muchos años que conocemos a Cecilia Muñoz y aunque no estamos de acuerdo con sus declaraciones recientes en defensa de lo indefendible, nosotros creemos que ella es una mujer de la integridad, compasión y profunda dedicación para trabajar y abogar por todos los inmigrantes. Si bien es lamentable que tiene que ser uno de los portavoces de una política fracasada de inmigración del gobierno de Obama, no vamos a agrupar a todo el mundo y perder a los pocos aliados que tenemos en la Casa Blanca".



El Departamento de Seguridad Nacional anunció el mes pasado que había deportado 396.000 personas el año pasado—el mayor número de deportados en la historia de la agencia. Las deportaciones se llevaron a cabo en el año fiscal de 2011, que terminó el 30 de septiembre. El 45 por ciento de los deportados no tenía antecedentes criminales.



Pero la Casa Blanca asegura que hay "mejoras dramáticas" en el sistema migratorio del pais bajo la administración Obama.



Luis Miranda, el director de relaciones con los medios de prensa latinos, dijo que el presidente ha desarrollado "prioridades claras en aplicar la ley de inmigración por primera vez, que incluyen enfocarse en aquellos con antecedentes criminales, un enfoque más inteligente desde una perspectiva de aplicación de la ley, que también refleja mejor los valores de nuestro país". Entre estos cambios se encuentran las reformas al sistema de detención de inmigrantes para dar prioridad a la seguridad de los detenidos, el lanzamiento de un proceso de revisión caso-por-caso para enfocar los recursos federales de la aplicación en los individuos de más alta prioridad, y mejoras en el programa de Comunidades Seguras para enfocarse con mayor eficacia en los criminales.



Miranda dijo que el presidente enfrenta una gran oposición de los Republicanos en propuestas claves que podrían beneficiar a la comunidad inmigrante, como es el caso de la reforma integral de inmigración y del Acta de los Sueños.



Para Solis-Marich, la discusión sobre Muñoz revela "las diferentes opiniones sobre cuál es nuestra posición como latinos en la fachada del partido Demócrata".

"Ya no tenemos que estar agradecidos (por tener a un latino en la Casa Blanca) o proteger a alguien mientras que está allí", dijo Solís-Marich. "No tiene sentido de tener a alguien en la Casa Blanca si ella no está protegiendo a la comunidad".

"Incluso los defensores de los derechos de los inmigrantes han dado luz verde al uso de la administración del lenguaje de la ‘mano dura’, agregó Lovato de Presente.org.


En 2008 el reportero Sam Stein dió a conocer un estudio confidencial en el que se motivaba a los Demócratas a usar un lenguaje más duro sobre la inmigración y enfatizar el “requirir” que los inmigrantes se hagan legales, en vez de enfocarse en un camino a la legalización para los indocumentados.



El material, llamado “Cómo ganar el debate sobre inmigración”, fue creado por el Centro por el Progreso Americano y la Coalición por una Reforma Migratoria Exhaustiva. Cecilia Muñoz, quien estaba entonces en el Concilio Nacional de la Raza, era parte de la Mesa Directiva.

Detrás de esta controversia están las elecciones de 2012, en las que el voto latino puede ser fundamental para la reelección de Obama.

Solis-Marich reconoció que ningún candidato Republicano es “mejor” para los latinos y los inmigrantes que Obama, pero agregó que "si (alguna vez en el futuro) llego a considerar que (no votar en las elecciones) podría influir al gobierno (para cambiar su política migratoria), lo propondría".



En un blog reciente, Solis-Marich aclaró que no aboga que los latinos se queden en casa el dia de elecciones: “Desde 1987 he sido un defensor de una mayor participación de los votantes latinos”, escribe. 



Pero, añade, “ninguna táctica política legítima, jamás debe quedar afuera de la mesa”.