Detenciones en Fort Payne, Ala. Continúan

Story tools

A A AResize

Print

 
TRUSSVILLE, Ala. -- Las detenciones de inmigrantes continúan a pesar de lo anunciado por diferentes medios. En Fort Payne, al norte de Birmingham pudimos darnos cuenta de la realidad de los hechos, cuando el fin de semana pasado llegaron cerca de la 8:00 AM agentes del ICE en varios vehículos golpeando las puertas de diferentes apartamentos de conjuntos, habitados en su mayoría por hispanos.

El caso de Ricardo Vázquez y Elvira Flores López con su hijita de 4 años nacida aquí, habla por si solo de las arbitrariedades que se cometen en contra de los hispanos. Los agentes irrumpieron en el apartamento del matrimonio a tempranas horas del domingo y Ricardo pensando que eran los que revisan los apartamento, abrió la puerta y claro, entraron los oficiales haciendo preguntas, ¿cuántos viven aquí?, ¿Cuántos hombres? –solo yo con mi esposa y mi niña de 4 años, fue su respuesta -¿de donde eres? Y su respuesta obvia producto del miedo - de Guatemala. De nada les sirvió los documentos que él les mostro, su pasaporte, su ID, ni que su esposa Elvira convaleciente de una diabetes avanzada, esta casi ciega, que necesita de diálisis, que tanto ella como su hija dependen de su cuidado; lo detuvieron y se lo llevaron para verificar sus records. Más les preocupó el recibo del hospital que se encontraba encima de la mesa y que cuando lo vieron los oficiales, le preguntaron ¿Qué por qué debían $41,000 dólares?, que ¿quien los iba a pagar?, -Yo con mi trabajo, ella acaba de salir del hospital y está muy delicada, fue la respuesta de Ricardo, pero no fue suficiente y se lo llevaron. Ellos llegaron sin orden. Ahora Elvira y su pequeña hija está al cuidado de sus vecinos.

En otro apartamento si mostraron fotos de alguien que tenía orden de deportación, por su entrada ilegal hacia varios años; cuando llegaron a ese apartamento le preguntaron al que les abrió ¿dónde está él? –no lo se, fue su respuesta y eso fue suficiente para esposarlo y llevárselo, su hermano que si tiene orden de deportación no se encontraba en el apartamento en ese momento. La razón que dieron para detener a las personas que estaban en los diferentes apartamento fue el de negar que conocían a los de las fotos o por contestar que no sabían donde estaban. Estos interrogatorios se dieron frente a niños asustados llorando por temor y miedo de lo que pudiera pasar con sus padres. Entre estos niños y en uno de los apartamentos que se llevaron al novio, el hermano y el sobrino de una de las señoras que nos relato los hechos, durante su interrogatorio, lleno de preguntas y amenazas que se la iban a llevar, su pequeña hija de 11 años y nacida aquí que presencio y escuchó todo, es asmática, sin poder llorar, temblaba del susto, como nos cuenta su madre, no ha querido volver a la escuela, ni hacer sus tareas, tuvo que ir su madre a la escuela y contar lo sucedido, allí le dijeron, que en la escuela era un lugar seguro, que no tuviera temor, que regresara a la escuela.

En total fueron 10 personas las detenidas, todas hombrse, entre ellos un joven de 18 años que va a la High School de Fort Payne. Varias familias se quedaron sin el sustento y soporte del padre, que ahora detenido se convierte en una preocupación más. Para sacarlos piden una fianza de $5,000 por cada uno más lo que cobran los abogados. Con dificultad para conseguir trabajo estas viudas de la HB 56, no tienen trabajo, solo hijos que cuidar y alimentar.

Es el drama diario que viven familias en Alabama y que a pesar de lo que dicen que el ICE (Inmigración) no va a deportar a los que no tengan record criminal, en el centro de detención donde están estas personas en Fort Payne, les dicen que tienen solo unos pocos días para la fianza o son trasladados a Louisiana para su deportación. La señoras con las que dialogamos, que son esposas o hermanas de los detenidos, nos comentan que ellas están de acuerdo que si alguien debe algo pues debe ser deportado, pero sus esposos o familiares no tienen ningún record, ni los oficiales traían orden en contra de ellos, entonces no entienden porque los detuvieron.

El Periódico se comunicó con el consulado de Guatemala y ellos según conversación telefónica se están apersonándose de estos casos. Esperamos que así sea y estas familias puedan estar nuevamente juntas para celebrar una Navidad en paz y armonía, rota por ahora, debido a la arbitrariedad de quienes no saben del dolor que infringen en las familias, especialmente en los niños muchos de ellos americanos, testigos con llanto llenos de miedo por la detención de sus progenitores. Ellos presencian a sus padres y familiares esposados, sacados a la fuerza, entre gritos, llamadas de celulares, patrullas con luces, todo un operativo que quedará marcado en sus vidas y que siempre recordaran con temor y dolor.