Josefina Vázquez Mota en Los Ángeles -- Sobria y sin descomponer su postura

Josefina Vázquez Mota en Los Ángeles -- Sobria y sin descomponer su postura

Story tools

A A AResize

Print

 

English Translation

Los Ángeles. -- Vestida con un traje azul, en una forma elegante y sencilla, Josefina Vázquez Mota, candidata a la presidencia de México por el Partido de Acción Nacional (PAN), se fue como llegó al auditorio del Museo de Arte Contemporáneo en Los Ángeles: sonriendo y saludando a todos, en medio de aplausos, sobria y sin descomponer su postura, aun cuando un miembro de la audiencia le lanzó un reclamo por reconocer el fortalecimiento de la clase media en México, pero no a las más de 50 mil personas muertas a causa de la violencia en los últimos cinco años.

Momentos antes, la candidata había estado de acuerdo en el crecimiento y fortalecimiento de por lo menos 7 millones de familias de la clase media en México que ya pueden viajar de vacaciones más seguido, obtener créditos para auto y enviar a sus hijos a estudiar becados; sin embargo, en ningún momento condenó la actual política contra el narcotráfico. Incluso enfatizó que ella no negociaría con el crimen organizado, dando a entender que si llega a la presidencia seguiría con la misma política iniciada por el presidente Felipe Calderón en 2006.

“Quiero decirlo con mucha responsabilidad, que de no haber enfrentado al crimen organizado [el presidente Calderón], hubiera sido como entregar territorios completos, familias completas y redes completas de corrupción al narcotráfico y a la violencia. He dicho también desde mi perspectiva… que no creo que el camino sea negociar con los criminales, pero creo que también hemos aprendido lecciones y yo voy hacer cosas diferentes porque hay muchas cosas que no se han hecho en la agenda de seguridad. Por lo tanto, respeto enormemente su punto de vista…”, expresó Vázquez Mota en respuesta al reclamo de Agustín Constantino, uno de los presentes en la audiencia.

“Yo no digo que se sienten a platicar con los narcos, pero sí reconocer que la estrategia [contra la violencia en México] hasta ahora está equivocada”, dijo Constantino a la candidata.

Entrevistada por el periodista Sergio Muñoz Bata, e invitada por la Fundación Azteca para hablar de su vida y sus esperanzas sobre su país, Vázquez Mota no desilusionó y pareció gustar a la mayoría de los espectadores.

De frente y sin rehuir a las preguntas, la candidata habló de sus orígenes humildes, cuando su abuelito tenía que vender en la plaza para ayudar al mantenimiento de su familia, de su educación en las escuelas públicas hasta la preparatoria y cómo incursionó en la política como respuesta a la falta de credibilidad de sus representantes políticos.

Además, subrayó la importancia de la educación en México, tema que consideró dentro de los primordiales para mejorar el nivel de vida en el país. Al mismo tiempo, expresó su preocupación de tener un sindicato de la educación muy apegado a la política.

Sin embargo, cuando le preguntaron que si el actual presidente era el responsable de la violencia en México, la candidata respondió con ejemplos de su niñez y de la importancia de la seguridad de la familia, esperando que aquellos tiempos en los que creció y se podía confiar en la policía mexicana algún día regresen; pero no tuvo un reclamo a la estrategia de Calderón. No obstante, subrayó que la violencia ha estado en el país desde hace mucho tiempo y que alguien la tenía que enfrentar, y fue el presidente Calderón quien lo hizo, precisamente para evitar situaciones peores.

Por otro lado, el periodista Muñoz sugirió a la entrevistada que si la violencia en México era solo un tema de comunicación social, pues en otros países como Brasil o Estados Unidos la forma en que se mide y se habla de las víctimas es diferente y son más, mientras que contabilizarlas por sexenio en México hacía ver un país más violento, opacando otras realidades como la superación de la gente, el trabajo duro y las historias de éxito de los mexicanos.

Otros de los temas que más le preocupan son la economía, la seguridad, el fortalecimiento de las instituciones públicas a todos los niveles y otra vez enfatizó en la educación.

Al final de la entrevista, algunos de los cerca de 150 curiosos, entre ciudadanos mexicanos, estadounidenses y personas interesadas en la política mexicana, coincidieron en que era admirable la carrera de la candidata y aplaudieron el hecho de no haber perdido la cordura en momentos complicados con los reclamos de un miembro de la audiencia. No obstante, no todos se dijeron convencidos para votar por ella.

Pedro Ramírez, estudiante guanajuatense en la Universidad del Sur de California (USC), expresó que le había agradado la forma de expresarse de la candidata y aunque no aseguró que votaría por ella, hasta el momento indicó que posiblemente era la mejor de los tres candidatos a la presidencia.

Isabel Espinosa, también estudiante de USC y ciudadana mexicana, expresó que le había gustado la postura de Vázquez Mota, aunque indicó que México necesitaba un cambio, no necesariamente de partido político, pero sí de estrategia contra la violencia.

Thalía Martínez, ciudadana mexicana y residente del Distrito Federal, fue más crítica e indicó que la conferencia le había servido para confirmar que no votaría por ella. “Respondió como cualquier político, contestó a todo, pero no dijo nada”.

Otros mexicanos radicados en Estados Unidos y que también presenciaron la entrevista subrayaron el control y la forma de contestar de la candidata, sin alterarse y sin rehuir a los reclamos de las personas; y al igual que Isabel, si pudieran posiblemente votarían por ella, pero siempre y cuando cambiara de política para combatir la violencia en México.