Los expertos dicen que Texas necesita la reforma de salud

Story tools

A A AResize

Print

 
 

HOUSTON -- Muchos de los funcionarios electos del estado - incluyendo el gobernador Rick Perry y varios legisladores del estado - se niegan a expandir Medicaid bajo la Ley de Asistencia Asequible (ACA), a pesar de que Texas tiene el mayor porcentaje de ciudadanos sin seguro médico en la nación.

Según los expertos que hablaron durante una discusión de los medios étnicos en Houston, poner en marcha la ACA es lo correcto de hacer.

"La expansión de Medicaid salvará vidas", dijo Charhonda Cox, directora ejecutiva de Texas Together. "Todo el mundo paga menos cuando más gente tiene seguro. Los costos bajan y la calidad de la atención sube".

La expansión, que es un componente de la completa ACA, entrará en vigor en enero de 2014 y garantizaría la cobertura de familias con ingresos en o por debajo del 133 por ciento del nivel federal de pobreza.

En la actualidad, hay cerca de 24 por ciento (6,2 millones) de personas en Texas que no tienen seguro. Con la expansión en marcha ese número se prevé que caerá a poco menos del 12 por ciento.

Además de más cobertura de atención médica para adultos y niños, la expansión también traería miles de millones de dólares en fondos federales para el estado.

Durante los primeros tres años, el gobierno federal cubrirá el 100 por ciento de los costos. Para el cuarto año, los estados que opten por mantener la expansión pagarían un porcentaje de la misma de sus propios presupuestos.

"Esto es un asunto financiero muy grande", dijo Laura Guerra-Cardua, directora asociada de Texas para el Fondo de Defensa de los Niños. "En los próximos 10 años, tendríamos que poner $ 15 mil millones para conseguir 90 mil millones dólares de vuelta. Este es dinero reinsertado en nuestras comunidades, genera decenas de miles puestos de trabajo y podría realmente beneficiar a todos".

Aún así, hay opositores que sostienen que la ampliación de la cobertura le costaría al estado demasiado, sobre todo a largo plazo.

Eva DeLuna Castro, analista principal de presupuesto para el Centro de Prioridades de Política Pública en Austin, dijo que muchos legisladores temen que Texas podría encontrarse pagando por el programa después de los iniciales años gratis.
"No tiene sentido negarse a hacer algo bueno ahora porque a los 10 años se puede presentar un reto", dijo. "Por lo menos durante 10 años hemos tenido algo bueno sucediendo para nuestros hijos y nuestros adultos".

Por otra parte, Guerra-Cardua dijo que los contribuyentes terminan pagando por los costos de Medicaid, independientemente de si Texas acepta la expansión.

"Las personas que no tienen seguro médico todavía se enferman", dijo. "Pero la diferencia es, por lo general esperan para ir al médico y cuando se presentan, están mucho más enfermos ... y van a la sala de emergencias, que es mucho más caro que una visita al médico.

"Cuando los costos no están cubiertos para estas familias, se transmiten a los impuestos locales", dijo. "Y pagamos por ellos sin la oportunidad de obtener dólares federales de impuestos de vuelta para ayudar a pagar por dicha atención".

Cox dijo que con la sesión legislativa terminando en mayo, no queda mucho tiempo para cambiar las mentes de los legisladores que se niegan a aceptar la expansión.

"Queremos asegurarnos que la gente que pusimos al cargo tengan la presión para votar sí", dijo. "La única manera que van a hacer eso es si saben que las personas que pueden votar por ellos otra vez quieren que esto suceda".