En México, las familias esperan que la reforma migratoria desencadenara reuniones

En México, las familias esperan que la reforma migratoria desencadenara reuniones

Story tools

A A AResize

Print

 

English Translation

Imagen: Santiago Domínguez, abajo a la derecha, con sus hijos, nietos y un retrato de su hija, Rosa, quien se encuentra en Arizona. (Foto: Jude Joffe-Block)


TEPEAPULCO, México -- Es un domingo típico en el municipio de Tepeapulco, en el altiplano central de México. Las familias se reúnen, cocinan y se ponen al día.

Y esa es la escena en la casa de Santiago Domínguez. A los 82 años de edad, es el patriarca de la familia. Lleva pantalones planchados, con su pelo oscuro alisado. A la hora del almuerzo, está rodeado por familiares.

Pero una persona siempre falta: su hija, Rosa. En la sala, hay una foto de ella como una mujer joven.

"Pensé que sólo estaría fuera tres o cuatro años, y luego volvería", dijo Domínguez.

Pero han pasado 18 años desde que Rosa se fue a Arizona con sus dos hijos pequeños. Fueron ilegalmente a reunirse con el padre de los niños allí. Ella ahora tiene 43 años y nunca ha regresado a México. Sin papeles, es demasiado arriesgado.

"Llegó un punto en que le dije, 'Sabes, no estoy seguro si volveremos a vernos'", dijo Domínguez.

Pero ahora puede que sí.

Un proyecto de ley propuesto del Senado permitiría que millones de inmigrantes que entraron ilegalmente a los EE.UU. soliciten la condición provisional y la oportunidad de trabajar legalmente y viajar al extranjero.

"Hay esperanza como nunca antes", dijo Domínguez.

Y es una sensación que se siente en todo México.

A algunas ciudades vecinas, Catalina Cervera toca en la puerta de un vecino para visitar la casa al lado, la que su hermana menor, Sandra, abandonó.

La hermana de Cervera salió de México con sus hijos jóvenes hace unos 10 años. Cruzaron a Arizona ilegalmente, trabajaron en los campos, y ahora viven cerca de Phoenix.

"Se han llevado la puerta, las ventanas", dijo Cervera mientras se paraba frente a la casa de su hermana.

Desde que su hermana se fue, los ladrones han despojado su casa, incluso el techo. Es un esqueleto de bloques de hormigón.

Cervera dijo que ella y su hermana sienten impotencia—quieren verse, pero no pueden.

Su hermana no pudo visitar cuando su madre se estaba muriendo. Y hace unos años, Cervera no pudo obtener una visa de turista para ver a su hermana en Arizona.

Cervera dijo que no tenía lo que se necesita para una visa de EE.UU.: cosas como una cuenta bancaria, una empresa o una tarjeta de crédito. Pero ahora se puede imaginar a su hermana con sus hijos visitando México nuevamente.

"Ellos están motivados con el sueño de que esta reforma migratoria va a suceder", dijo Cervera de sus parientes en Arizona.

Pero mientras que el Congreso debate la legislación, la espera continúa.

Mientras en Tepeapulco, la tradición de Domínguez es cantarle a su hija una balada famosa por teléfono. Se llama "Sin Ti".

"Qué más importa si estar lejos de ti me hace llorar", cantó.

A más de 1.000 millas de distancia, en Arizona, su hija Rosa se ha convertido en una activista por la reforma migratoria. Ella pide que sólo se use su primer nombre debido a su estatus.

"Quiero que esto suceda ahora, porque la vida de nuestros padres no va a esperar", dijo Rosa.

¿Y si la reforma sucede y ella puede viajar libremente a México un día?

Dijo que va a sorprender a su padre con un mariachi. Y que tocaran la balada que ha cantado para ella durante los últimos 18 años.