Enfrentan una lucha dura los defensores de la expansión de Medicaid en Texas

Enfrentan una lucha dura los defensores de la expansión de Medicaid en Texas

Story tools

A A AResize

Print

 

English Translation

Los defensores de la salud y grupos de empresas, cuyos esfuerzos no pudieron convencer al gobernador Rick Perry y la legislatura de Texas para ampliar la población cubierta por Medicaid en el estado, conforme a la Ley de Asistencia Asequible (ACA), están preparandose para una lucha prolongada, cual podría extenderse hasta el 2015 o más.

Si la expansión de Medicaid hubiera promulgado durante la sesión legislativa, cual terminó la semana pasada, las personas que ganan entre 100 y 138 por ciento del nivel federal de pobreza (para una persona, hasta cerca de $ 15.000, o, para una familia de cuatro, hasta $ 31.000 por año) hubieran sido elegibles para cobertura bajo Medicaid a partir del 2014. El gobierno federal hubiera pagado el costo total de la expansión en Texas durante los tres primeros años (hasta el 2016) y el 90 por ciento cada año a partir de entonces.

Los dirigentes políticos Tejanos, impulsados por el Partido de Té, hasta ahora han rechazado un estimado de $ 100 mil millones, dinero que habría ayudado a proporcionar seguro de salud a un millón de residentes adicionales en Texas, de acuerdo a la Comisión de Salud y Servicios Humanos del Estado, en una proporción de menor costo para el estado.

"Cuando el Programa de Seguro Médico para Niños (CHIP) primero quedó aprobado como un programa federal, Texas no lo tomó, pero seguimos trabajando y trabajando, y finalmente lo tomó", dijo el reverendo Vincent Fana, facilitador de proyectos comunitarios para el Fondo Educativo de Tejanos Juntos, Inc., una organización de defensa civil y comunitaria con sede en Houston, que sirve a la ciudad y su área metropolitana, donde cerca de un tercio de los 3.000.000 afroamericanos del estado residen.

"Así que tenemos que utilizar nuestros esfuerzos en CHIP como modelo, en términos de cómo conseguir la expansión de Medicaid. Tenemos que educar a la gente sobre qué es lo que el gobierno [federal] estaba tratando de traer y quienes se oponían a esto."

Teniendo en cuenta que la legislatura de Texas se reúne cada dos años, la expansión de Medicaid no será considerada de nuevo hasta el año 2015, a menos que la presión pública convence a Perry a moderar su posición. Podía llamar a los legisladores de vuelta a Austin para una sesión especial para examinar el asunto, como ya ha hecho este año para la redistribución de distritos. Estas sesiones suelen ser utilizados por los gobernadores sólo para promover legislación que apoyan, y la oposición de Perry a Obamacare ha sido inquebrantable.

Texas lidera al país en la mayor tasa de personas sin seguro medico -- el 26 por ciento de una población total de 26 millones. Y de los 6 millones de habitantes que no tienen seguro, el 58 por ciento -- o 3,6 millones -- son latinos, incluyendo 1,3 millones de niños menores de 18 años.

Juan Flores, director ejecutivo del Centro del Estudio y la Educación de La Fe, con sede en San Antonio, señala que la comunidad latina ha anotado algunos éxitos en la reducción del porcentaje total de niños latinos sin seguro médico, del 26 por ciento a 19 por ciento. Él atribuye la caída al aumento de la matrícula en el programa CHIP en el estado. Sin embargo, la cobertura de los niños latinos aún sigue menos que la de los blancos y los afroamericanos, donde las tasas de no asegurados han caído al 10 por ciento.

Flores dijo que históricamente, Texas se ha movido muy lentamente con temas de servicios humanos y salud, con una baja inversión por individuo comparado con otros estados, una tendencia que el culpa por la perpetuación de una pauta desde hace mucho tiempo de marginar a la comunidad latina en el estado.

Bruce Lesley, presidente de Primer Enfoque, un centro de investigación y defensa de los niños y la familia, con sede en Washington, teme que la decisión de Texas significa que muchos padres asumirán ahora sus hijos no califican para recibir asistencia federal de salud - y por lo tanto pueden ser menos inclinados a buscar servicios. "Texas no hace un trabajo fabuloso en la divulgación", explicó el nativo de Texas. "Hay un gran número de niños en Texas que son elegibles para asistencia pero no inscritos."

Rev. Fana esta de acuerdo en que la gente necesita ser proactiva acerca de la determinación de su elegibilidad. "Uno de los aspectos de nuestra campaña es reunir un esquema básico de todas las cosas que el ACA brinda a las personas, incluso sin la expansión de Medicaid," dice, marcando mamografías, colonoscopias, pruebas de sangre, glucosa y pruebas de diabetes. "Pero nadie sabe sobre eso aquí."

Fana dijo que los grupos de defensa animarán aquellos que califican para el seguro de salud con subsidio federal para inscribirse en el intercambio seguro de salud del estado, el cual está programado para comenzar a operar 01 de octubre, pero aún no ha sido establecido por el gobierno federal. (Texas optó por no establecer su propio cambio.)

Organizaciones de defensa sin fines de lucro no son los únicos que claman por la expansión de Medicaid. Eva DeLuna Castro, analista mayo de presupuesto en el Centro de Texas para Prioridades de Políticas Públicas, dice la expansión de Medicaid "tenía un enorme apoyo de las cámaras de comercio, y de los gobiernos locales, del condado y municipales", quienes estaban ansiosos por evitar el aumento de impuestos a la propiedad para cubrir los gastos no compensados de atención en la sala de emergencia para las personas sin seguro. Incluyendo atención de caridad, este costo sumaba a $ 5,4 mil millones en 2011, según una encuesta de la Asociación de Hospitales Tejanos.

Entonces, también, la decisión de no ampliar Medicaid significa que los que están entre 100 por ciento y 138 por ciento del nivel federal de pobreza, quienes se encuentran actualmente sin seguro, ahora se canalizan hacia el intercambio de seguros de su estado, pero a un costo mayor para las empresas, según un nuevo informe de la compañía de preparación de impuestos Jackson Hewitt.

DeLuna Castro explicó que sin la cobertura de Medicaid, las empresas que emplean a más de 50 personas, pero no ofrecen seguro de salud podrían enfrentar entre $ 299 millones y $ 448 millones al año en multas pagadas al gobierno federal sólo para cubrir a los empleados que ganan entre 100 por ciento y 138 por ciento del FPL. Ahora califican para ayuda con pagos de prima, en escala móvil, en el intercambio - pero si el estado hubiera elegido la expansión de Medicaid, hubieran sido cubiertas por eso, sin deber sanciones.

Según Anne Dunkelberg, directora asociada del Centro de Prioridades de Políticas Públicas, que la gente por encima de la línea de pobreza tendrán derecho a subsidios de los contribuyentes decrecientes, mientras que por debajo de la línea de pobreza ahora obtendrán nada, es una de las grandes desigualdades que resultan de rechazo por parte del Estado de la expansión de Medicaid. Ella y otros defensores como Lesley de Primer Enfoque creen que el tema resonará con la gente.

Flores se reserva acerca de las perspectivas a corto plazo de la expansión de Medicaid. Como DeLuna Castro y otros observadores, señaló que los hospitales y los centros médicos se han unido con las empresas y las jurisdicciones locales para avanzar el caso, pero dijo que las dinámicas política son peores que nunca.

"El gobernador, el presidente de la Cámara, el vicegobernador, el fiscal general, casi una supermayoría de legisladores en la Cámara y el Senado se oponen a la ACA por completo, y ciertamente se oponen a la expansión de Medicaid", observó Flores.

Dunkelberg, cuya organización apoyó la expansión de Medicaid, dice que nadie en la comunidad de defensa de la salud se va a rendir. "Creo que va a tomar la presión continua de la gran mayoría de los tejanos que favorecen la expansión de Medicaid - un mayor nivel de acción."

En una encuesta realizada por la Sociedad Americana del Cancer (ACS) a principios de este año, el 85 por ciento de los afroamericanos del estado y el 73 por ciento de los latinos apoyaron aceptar dinero federal para traer más Tejanoss bajo la cobertura de Medicaid, en contraste con el 47 por ciento de sus residentes blancos. En general, el 58 por ciento de los tejanos están a favor de tomar el dinero federal, pero ese sentimiento no se traduce en suficiente poder político para forzar el asunto.

Rev. Fana, refiriéndose de nuevo al alcance prolongado de la comunidad de defensa al Estado antes de que se aceptó CHIP, entiende el ritmo relativamente lento de los cambios y las batallas políticas por delante. "Desafortunadamente, eso va a tener que ser el camino de Texas."