Parejas binacionales esperan la decisión de la Corte Suprema sobre DOMA

Parejas binacionales esperan la decisión de la Corte Suprema sobre DOMA

Story tools

A A AResize

Print

 

English Translation

Felipe Sousa-Rodríguez está esperando esta semana noticias que podrían cambiar su estado migratorio y su vida.

Èl y su pareja, Juan Rodríguez, viven en Tampa, Florida. Porque el matrimonio del mismo sexo no está legalmente reconocido en su estado de origen, se fueron a casar en Massachusetts el año pasado.

Sousa-Rodríguez, de 27 años, es un inmigrante indocumentado de Brasil, y su pareja, de 24 años, es un residente permanente legal de EE.UU. que inmigró de Colombia, y ya ha presentado una solicitud para la ciudadanía de EE.UU..

Pero cuando la Corte Suprema de EE.UU. anuncie su decisión sobre la Ley del Defenso del Matrimonio (DOMA), su estado migratorio podría cambiar.

Si la Corte Suprema encuentra inconstitucional la provisión de DOMA que niega los beneficios federales a parejas casadas del mismo sexo, miles de parejas homosexuales binacionales (que se casaron legalmente en uno de los 12 estados que lo permite) van a ser elegibles para aplicar para una tarjeta verde para su pareja extranjera -- un beneficio migratorio que actualmente está reservado para parejas heterosexuales casadas.

“No puedo predecir que hará la Corte Suprema. Pero, si eso es el caso [que rechace la provisión de DOMA], sería fantástico”, dijo Sousa-Rodríguez, quien es co-director de GetEqual, un grupo que apoya la igualdad legal para la gente LGBT (lesbiana, gay, bisexual y transgénero).

Sin embargo, como muchas parejas binacionales del mismo sexo, donde uno de los cónyuges es extranjero y el otro es ciudadano o residente permanente de EE.UU. , Sousa-Rodríguez expresó su preocupación sobre qué impacto una rechaza de DOMA tendría en su estatus migratorio.

La pregunta más urgente: ¿Somos elegibles, incluso si vivimos en un estado como Florida, donde el matrimonio entre personas del mismo sexo no está reconocido legalmente?

La respuesta, de acuerdo con Steve Ralls, director de comunicaciones del grupo Immigration Equality, es sí. "Si se deroga DOMA en la Corte Suprema", dijo Ralls, "una solicitud de tarjeta verde para parejas del mismo sexo va a basarse en donde se celebró el matrimonio y no donde viva la pareja".

Ralls dijo que si bien algunas disposiciones de DOMA son complicadas, como lo que esto significaría para los impuestos, el beneficio de inmigración es muy claro.

Su organización se está preparando para lo que podría ser un gran cambio para las parejas binacionales del mismo sexo.

"Ya estamos preparando las solicitudes de parejas del mismo sexo. De hecho ahora estamos trabajando con 120 abogados sobre cómo manejar sus casos", dijo Ralls. "No he visto este tipo de trabajo preparatorio antes".

Un viaje largo

Sousa-Rodríguez nació y creció en un barrio pobre de Río de Janeiro. Cuando tenía 14 años, su madre se enfermó gravemente y lo envió a los Estados Unidos para que su hermana mayor en la Florida lo pudiera cuidar.

Sin ningún tipo de opciones para presentar una petición de quedarse permanentemente, él se quedó por más tiempo que permitió su visa de turista. A pesar de los riesgos de quedar detenidos o deportados, se fue a la escuela y se destacó académicamente.

En 2008, de acuerdo con su perfil en el Huffington Post, la Asociación Estadounidense de Universidades Comunitarias lo clasificó como uno de los 20 mejores estudiantes de una universidad comunitaria y el mejor estudiante de la Florida.

Sousa-Rodríguez no es nuevo al movimiento de la reforma migratoria.

En el invierno de 2010, mientras que estaba en el Miami Dade College, Felipe, Juan y otros dos estudiantes inmigrantes caminaron 1,500 millas desde la Florida a Washington, DC, para protestar contra el alto número de deportaciones de inmigrantes que se llevan a cabo bajo la administración Obama.

A pesar de que hizo pública su orientación sexual y su estatus migratorio en el 2008, el paseo a Washington, DC, fue la primera vez que hizo titulares nacionales.

"Por fin pude presentar quien soy en completo", dijo. "No fue un camino fácil y es un viaje que todavía estoy caminando".

Desde entonces, Sousa-Rodríguez sigue presionando para una reforma migratoria que otorgaría estatus legal a millones de inmigrantes indocumentados. Ha sido aprobado para obtener un documento de autorización de empleo a través del plan de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) de Obama. Pero está peleando por una reforma migratoria integral para todos los inmigrantes indocumentados.

"Mi trabajo es luchar por todos los componentes diferentes del movimiento de inmigración", dijo Sousa-Rodriguez. "Ya sea para parejas binacionales del mismo sexo, los DREAMers o los que buscan asilo, estoy aquí por la igualdad de derechos".

La parte positiva


Aunque muchos republicanos conservadores se oponen al matrimonio entre personas del mismo sexo, los defensores de los derechos civiles están optimistas de que la Corte Suprema revoque la provisión de DOMA que niega beneficios a las parejas casadas del mismo sexo.

"Aún el tribunal de primera instancia dice que es inconstitucional", agregó Ralls. "Estamos esperando atentamente la decisión de la Corte Suprema".

La Corte Suprema de Justicia también va a anunciar su decisión sobre la Proposición 8, que fue aprobada por los votantes de California para prohibir el matrimonio entre personas del mismo sexo en el estado.

Mientras tanto, el Senador Patrick Leahy, demócrata de Vermont, reintrodujo la enmienda para incluir a las parejas binacionales del mismo sexo en el proyecto de ley integral de inmigración del Senado.

En el Comité Judicial del Senado el mes pasado, la medida de Leahy fue excluida, después de que algunos legisladores expresaron su preocupación de que incluir la enmienda podría "matar" el proyecto de ley de reforma migratoria.

La reintroducción del proyecto de ley de Leahy en el Senado, dicen los defensores, abre otra posibilidad para la igualdad de protección y beneficios de inmigración para la comunidad LGBT, aunque los observadores dicen que la posibilidad de que sea aprobada por el Senado es una posibilidad muy remota.

Aun así, Sousa-Rodríguez mantiene la esperanza de que se le otorgará los mismos derechos que otras parejas, como la posibilidad de solicitar la residencia legal a través de su cónyuge.

"Yo creo que va a pasar pronto", dijo.