Pésima condición de vivienda impacta a comunidades de color

Pésima condición de vivienda impacta a comunidades de color

Story tools

A A AResize

Print

 

English Translation

A pesar de la alza de precios de viviendas en el Área de la Bahía, muchos propietarios de viviendas en comunidades de color enfrentan una pésima condición de vivienda.

"El Área de la Bahía tiene áreas fuertes donde minorías son dueños de casa - en Oakland, en Richmond, en el Bayview", dice Gloria Bruce, Directora Adjunta de Organizaciones para la Vivienda del Este de la Baía". [Pero] hay menos propietarios que solía haber, y las casas son menos probables de ser controladas por personas que viven en la comunidad".

En 2011, el Centro para Préstamos Responsables informó que los propietarios de viviendas de minorías en todo el país, especialmente los latinos y los afroamericanos, eran dos veces más probables de perder sus viviendas debido a una ejecución hipotecaria que lo eran sus homólogos de la población blanca - debido en parte al hecho de que estos propietarios fueron más probables de haber sido objetos de préstamos de alto riesgo.

Hoy, de los 6,9 millones de propietarios de California que tienen una hipoteca, más de 2 millones de ellos tienen una hipoteca sobrevalorada (según la base de datos de ejecución hipotecaria Property Radar). Muchas de las más afectadas son las comunidades de color. Alrededor del 46 por ciento de los hogares en el código postal 94607 del oeste de Oakland, un barrio históricamente afroamericano, se encuentran actualmente con hipotecas sobrevaloradas (según la base de datos de bienes raíces Zillow).

Además de haber sido afectados por la crisis de la vivienda, muchos propietarios están todavía lidiando con la recesión. Cheyenne Martínez-Boyette, quien dirige el Programa de Propiedad de Vivienda de la Agencia para el Desarrollo Económico de la Misión en San Francisco, dice que muchos de sus clientes están luchando debido a "estar desempleados o subempleados", lo que les impide recuperarse.

Martínez-Boyette ve a clientes que tal vez no tengan los ingresos para calificar para modificaciones de préstamos, irónicamente, si pierden sus hogares puede que no encuentren unidades de alquiler en sus barrios debido al aumento de los valores de las propiedades y los alquileres. Para las familias con niños en la escuela, dice él, la reubicación es especialmente difícil.

Bruce dice que con la eliminación de las agencias de reurbanización bajo el gobernador Brown en 2011, que proveía proyectos de vivienda asequible, lugares para vivir son aún más escasos.

"No vemos una gran cantidad de alquileres asequibles", dice Martínez-Boyette. "Tenemos una gran base de personas que han perdido sus hogares - ¿a dónde van?"

"Hay una preocupación creciente acerca de lo que va a hacer la gente", concuerda Kevin Stein, Director Adjunto de la Coalición de Reinversión de California. "Es caro alquilar y tenemos una crisis de vivienda asequible".

Los inversores y los compradores en efectivo

Entonces, ¿quién está comprando casas perdidas en una ejecución hipotecaria? Un indicador es el espectacular aumento de las ventas en efectivo, que han representado poco más de un cuarto de las ventas de casas en California (de acuerdo a Property Radar). En 2007, este número fue menos del 10 por ciento.

La organización sin fines de lucro el Consejo de las Estrategias Urbanas basada en Oakland ha comprobado que en Oakland, los inversionistas compraron casi la mitad de los más de 10.000 hogares que cayeron en ejecución hipotecaria entre enero de 2007 y octubre de 2011. Más del 90 por ciento de las viviendas adquiridas por los inversores se encuentran en barrios de bajos ingresos.

"Los inversionistas están llegando con dinero en efectivo y desplazando a las personas que quieren comprar [una] casa porque es asequible y las tasas son bajas, y el vendedor puede que prefiera trabajar con un inversionista", dice Stein.

Para los propietarios potenciales que dependen de los préstamos, el número de viviendas asequibles se reduce a causa de que las propiedades ejecutadas se dejan caer en mal estado. Stein dice que por ejemplo, si un comprador quiere utilizar un préstamo de la Administración Federal de Vivienda (FHA por sus siglas en inglés), él o ella no puede hacer una oferta en una propiedad que no cumple con los requisitos de la FHA, que no lo hacen muchas viviendas en mal estado.

Las propiedades en ejecución hipotecaria en las comunidades de color tienen más probabilidades de estar en mal estado y vacantes. Los bancos y los prestamistas son menos propensos a mantener las propiedades embargadas en comunidades de color, de acuerdo con una investigación realizada por la Alianza Nacional para la Vivienda Justa. Los que al final compran viviendas en mal estado son a menudo los inversores con los fondos para ponerlas al código, en lugar de ocupantes propietarios.

"Una gran cantidad de la población local realmente no les alcanza el dinero para comprar una casa", dice Bruce. "La gente con mucho dinero puede hacer ofertas en efectivo, y el comprador de casa local no pueden competir".

"La típica familia de clase media no puede permitirse el lujo de comprar una casa que es decente, ni qué hablar de las personas de bajos ingresos", dice.

La mala practica de los bancos y los estafadores

Gracias a la Carta de Derechos de los Propietarios de Viviendas de California, que entró en vigor en enero, hay un punto brillante en todo esto - tanto Stein y Martínez-Boyette dicen que han visto una reciente disminución de embargos a propietarios de viviendas, incluso mientras están en el proceso de obtener una modificación de préstamo, en una práctica conocida como el seguimiento en doble, la cual prohíbe la Carta de Derechos de los Propietarios de Viviendas.

Pero la realidad es que los mayores proveedores de servicios hipotecarios continúan negando modificaciones de préstamos a los propietarios que las agencias de asesoría de vivienda creen que son calificados para recibirlos. Este año, la Coalición de Reinversión en California encontró que más del 60 por ciento de los asesores de vivienda certificados federalmente sin fines de lucro y abogados de servicios legales, dijeron que los proveedores más grandes siguen haciendo esto, y más de la mitad de los consejeros informaron que los bancos no están ofreciendo ninguna explicación clara por los rechazos.

En muchos casos, añadieron, los clientes que hablaban poco inglés no fueron capaces de hablar con sus administradores en su lengua materna o a través de un intérprete.

Martínez-Boyette también sigue viendo estafas de préstamos hipotecarios. Recientemente ha visto "agentes de bienes raíces que están tratando de pasarse por abogados", y suelen dirigirse a clientes que no dominan el inglés.

Martínez-Boyette cita el caso de una familia que había contratado a un agente inmobiliario que se identificó como un abogado de bancarrota. El agente de bienes raíces estaba cobrándole al cliente un cargo regularmente para ayudarles con una modificación de préstamo, a pesar del hecho que el cliente ni siquiera era elegible para una modificación de préstamo debido a la falta de ingresos.

Para historias de propietarios e inquilinos del Área de la Bahía que han sido ayudados por asistencia legal gratuita, vea las historias de la familia Castillo, la familia Camelo, y la familia Jones.