En Georgia, pocas parejas gays inmigrantes solicitan tarjetas verdes

En Georgia, pocas parejas gays inmigrantes solicitan tarjetas verdes

Story tools

A A AResize

Print

 
Recién casados. Martín Ramírez (izq.) y Fernando Palacios, ambos mexicanos y de 41 años, posan en la escalinata de la corte municipal en Queens donde el 14 de agosto se casaron por lo civil. | Cortesía UPUD.


English Translation

Ni en sus sueños Fernando Palacios y Martín Ramírez se imaginaron que su amor les abriría una ventana para regularizar el estatus migratorio de uno de ellos.

La pareja de mexicanos se conoció hace 11 años en una discoteca gay en Atlanta y desde entonces han vivido una relación que se ha solidificado con el tiempo.

Mientras que Fernando es residente legal desde hace más de tres lustros, Martín aún vive en la clandestinidad, temeroso de que un día lo detenga la policía para luego ser deportado.

“Hace siete años vivimos una experiencia muy desagradable en Gainesville. Un día Martín venía conduciendo, nos paró un policía, según porque él no traía su cinturón de seguridad, lo que era falso. Le pidieron su licencia y, como no la tenía, lo arrestaron y pasó ocho horas encerrado”, narró Fernando.

Lo que usted necesita saber

¿En dónde se reconoce el matrimonio gay en EE.UU? Estos son los estados (además de la capital) que han fallado a favor del matrimonio gay: Massachusetts, California, Connecticut, Iowa, Vermont, New Hampshire, New York, Washington, Maine, Maryland, Rhode Island, Delaware, Minnesota, Washington, D.C.

Trámites matrimoniales en Nueva York:
1. Se debe obtener una licencia de matrimonio, cuyo costo es de $35. La solicitud se puede hacer en la página de Internet de la secretaría municipal de Nueva York
2. Tras obtener la solicitud en Internet, los novios deberán presentarse en las oficinas para completar la solicitud en la secretaría municipal (City Clerk).
3. La pareja debe esperar unas horas mientras se expide la licencia.
4. Los novios deberán esperar 24 horas para que pueda celebrarse su boda civil.

Documentación requerida:
» La solicitud de matrimonio consiste en una declaración jurada, en la cual los solicitantes enumeran varios detalles personales (nombres, domicilio, lugares y fechas de nacimiento, números de seguro social, antecedentes matrimoniales, divorcios, entre otros).
» Licencia de conducir válida o carné de identificación.
» Pasaporte válido o certificado de nacionalización de EE.UU. o carné de registro de extranjero válido.
» Si uno de los novios es indocumentado, debe presentar pasaporte de país de origen, matrícula consular y su número de identificación de impuestos (Tax ID).

Recomendaciones de los abogados
Jonathan Eoloff y Aarón Ortiz hicieron las siguientes recomendaciones para las personas de la comunidad gay que quieran contraer matrimonio para solicitar la residencia permanente de su cónyuge:

1. Evitar el fraude.
2. Recolectar documentos que verifiquen la relación de pareja (cuentas bancarias, pólizas de seguros y de compra de inmuebles, contratos de arrendamiento firmados por ambos, fotografías con sus familias, entre otras pruebas).
3. Asesorarse con un abogado para verificar y corregir cualquier irregularidad como delitos menores, ciertas violaciones migratorias o solicitar, si es necesario, un perdón (waiver).
4. Deben conocer los requisitos de salud, vacunación y económicos que el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de EE.UU. (USCIS) les exigirá.


Tras pagar una fianza de mil dólares, Fernando pudo sacar de la cárcel a Martín y al poco tiempo se mudaron a Suwannee, en donde viven mucho más tranquilos.

Aun así, Martín piensa dos veces antes de manejar.
 
Gran victoria

Como millones de  indocumentados en el país, Fernando y Martín esperan que el Congreso federal apruebe una reforma migratoria.

Sin embargo, una histórica noticia hace tres meses le dio a la pareja una nueva vía para solucionar el problema migratorio que les ha quitado el sueño en más de una ocasión.

El pasado 26 de junio, la Corte Suprema de Estados Unidos revocó una parte de la Ley de Defensa del Matrimonio (DOMA, por sus siglas en inglés).

El máximo tribunal determinó que la sección 3 de DOMA era inconstitucional ya que violaba las garantías de protección de igualdad de la Quinta Enmienda. Esa parte de la ley definía el matrimonio como la unión de un hombre y una mujer y no reconocía a las parejas gay.

A lo ancho y largo del país, la comunidad de gays, bisexuales, lesbianas y transgéneros (LGBT), así como los defensores de sus derechos, celebraron jubilosos el fallo del alto tribunal federal, pues se reconoció que los matrimonios del mismo sexo tienen los mismos derechos a nivel federal que sus contrapartes heterosexuales.

“No podíamos creer lo que decían en las noticias. Finalmente el gobierno reconoció que los matrimonios gay tienen los mismos derechos que los heterosexuales”, dijo Martín.
 
Apoyo presidencial

Barack Obama se convirtió en mayo en el primer presidente estadounidense en apoyar públicamente el matrimonio gay y fue uno de los primeros en aplaudir el fallo de la Corte Suprema.

“Cuando todos los estadounidenses son tratados como iguales, sin importar quiénes sean ni a quiénes aman, todos somos más libres”, expresó el presidente.

Inmediatamente le ordenó al secretario de Justicia, Eric Holder, y a otros miembros de su gabinete revisar los estatutos relacionados con esta decisión.

Así, en un anuncio hecho en agosto, el secretario de Estado, John Kerry, dijo que el Departamento de Seguridad Interna ya había comenzado a revisar solicitudes de residencia de matrimonios del mismo sexo. “Cuando haya parejas del mismo sexo solicitando una visa, el Departamento de Estado considerará la solicitud de la misma manera que se hace con la de parejas heterosexuales”, dijo Kerry.

A finales de agosto, el Departamento del Tesoro y el Servicio de Rentas Internas (IRS) anunció que los matrimonios gay también serían contemplados para pagos tributarios.
 
Boda en Queens

El fallo de la Corte Suprema fue un bálsamo de esperanza para Fernando y Martín, quienes decidieron rápidamente casarse por lo civil para poder recibir los beneficios que a nivel federal la ley les confiere, incluyendo la petición de residencia de Martín.
 
“Finalmente vi una lucecita al final del túnel”, recordó Martín.

Tras una rápida investigación para averiguar cuáles eran los estados que reconocen los matrimonios del mismo sexo, Fernando y Martín decidieron que Nueva York era su mejor opción.  Georgia es uno de los estados que prohíbe el matrimonio entre personas del mismo sexo.

“El 8 de agosto otra pareja gay que conocemos nos comentó que ellos se iban a ir a casar en Queens (un barrio de Nueva York). Nos preguntaron que si queríamos hacerlo también nosotros. Aceptamos y el 12 de agosto en la madrugada íbamos en un carro rumbo a Queens”, recordó Fernando.

Dos días más tarde, las dos parejas se casaron en una corte neoyorquina.
 
El siguiente paso

Ya de regreso en Georgia, la pareja buscó los consejos del abogado Aarón Ortiz, quien ahora tramita su solicitud para obtener algunos de los beneficios conyugales.

Pero para que Martín obtenga un permiso de residencia, Fernando tendrá primero que hacerse ciudadano, ya que a pesar de ser residente por mucho tiempo no había tramitado su ciudadanía.

“Acabo de someter mis documentos para la ciudadanía. En unos meses, dice nuestro abogado, podría convertirme en ciudadano”, comentó Fernando.
 
Pocos casos

Según Jonathan Eoloff, director de la Oficina de Servicios de Inmigración de la Asociación Latinoamericana, desde que se publicó la decisión de la Corte Suprema han llegado seis personas a su oficina para pedir consulta sobre la regularización del estatus migratorio a través del matrimonio gay.

“En Georgia no se ven muchos casos de matrimonios del mismo sexo como en Chicago, de donde yo vengo. Eso no quiere decir que las parejas que se quieran casar en este estado no lo puedan hacer. Hay 13 estados a donde pueden ir a casarse”, explicó Eoloff.

Agregó que mucho antes del fallo del Tribunal Supremo algunos miembros de la comunidad LGBT lo contactaban, pero en busca de asilo político por considerarse víctimas de la homofobia o de la violencia doméstica.

Ortiz dijo que a su bufete también han llegado muy pocos casos de uniones gays.

“Considero que hace falta transmitir más información sobre este asunto para que la comunidad latina gay tome decisiones correctas”, opinó el abogado mexicano.

Según Ortiz, los trámites para que Fernando reciba la ciudadanía y luego solicitar la ‘green card’ para Martín podría durar hasta dos años.

Por ahora, ya casados, Fernando y Martín pueden estar más tranquilos en lo económico. Ahora pueden controlar el patrimonio que tienen juntos como pareja, el cual podrá reclamar cualquiera de los dos en caso de que uno de ellos se enfermara de gravedad o falleciera.

Para más información, visite:

Unidos por un Deseo
 Una organización sín fines de lucro que promueve la prevención del VIH/Sida en la comunidad latina de Georgia.
 

Immigration Equality 
Fundada en 1994, es la primera y única organización en el país que lucha por la igualdad de la comunidad LGBT y los inmigrantes seropositivos.


Human Rights Campaign
 La organización más grande del país que lucha y aboga por los derechos civiles y humanos de la comunidad LGBT.


Este artículo fue realizado como parte de una beca de investigación otorgada por el Four Freedoms Fund y New América Media.