Entrevista: Fluidez cultural es la clave para mejorar el éxito de estudiantes latinos

Entrevista: Fluidez cultural es la clave para mejorar el éxito de estudiantes latinos

Story tools

A A AResize

Print

 

Nota Editorial: Los estudiantes latinos constituyen más de la mitad de la población de estudiantes del sistema k-12 en California, y mientras que las tasas de graduación para los latinos están aumentando, una brecha persistente sigue separándolos de sus compañeros blancos y asiáticos. Sergio Cuellar es coordinador de campaña a nivel estatal con Californianos por la Justicia, un grupo de defensa de base que trabaja con grupos latinos y otras minorías en el estado. Él dice que la comunicación y el compromiso son la clave para cerrar la brecha. Este es el segundo de una serie de entrevistas realizadas por NAM con los involucrados en el movimiento de reforma educativa del estado. (Vea la primera parte aquí.)

¿Qué estás viendo en California ahora que te emociona con respecto al cierre de la brecha en el rendimiento de los estudiantes latinos?

Hay mucha promesa con la fórmula de financiación de control local (LCFF por sus siglas en inglés), si se implementa de la manera correcta. Y con los estudiantes latinos formando una gran parte de los estudiantes aprendiendo inglés y la población de bajos ingresos [del estado], ver lo que podría salir de esta nueva fórmula es muy emocionante para nosotros. Pero también estamos trabajando en la comunidad para realmente asegurarnos de que los nuevos fondos se destinan a mejorar los servicios y los logros educativos.

Población estudiantil hispana de California

Los latinos representan el 52 por ciento de la población estudiantil de California de 6,2 millones. De los 1,4 millones estudiantes aprendiendo inglés en el estado, el 85 por ciento habla español como idioma principal.

La tasa de graduación para los estudiantes latinos en California en el año 2012 fue de 73,2 por ciento, un aumento de 1,8 por ciento con respecto al año anterior. La tasa de deserción para el año escolar 2011-2012 fue de 16,1 por ciento.

En 2009-2010, el 91 por ciento de los estudiantes latinos estaban en escuelas con un 90 a 100 por ciento de alumnos de minorías.

Estudiantes latinos siguen estando 20-30 puntos porcentuales detrás de los estudiantes blancos y asiáticos en los exámenes estatales de matemáticas y lectura.

Representan el 54 por ciento de las suspensiones escolares en el estado.

¿Qué estás escuchando de los padres y estudiantes latinos en las comunidades donde trabajas sobre lo que más necesitan?

Escuchamos mucho de los padres, y especialmente de los padres de los estudiantes aprendiendo inglés (EL por sus siglas en inglés), sobre la necesidad de una mayor dedicación. Hay un sentimiento de no ser escuchado y no ser involucrado profundamente en el proceso tanto como otros padres que hablan inglés. En Fresno escuchamos de los padres - ambos hmong y latino - sobre la necesidad de programas para después de clases más profundos que ofrecen más que el cuidado de los niños... programas que están más orientados hacia asistir a los estudiantes con la tarea o que ofrecen servicios de tutoría, en lugar de sólo actividades extracurriculares. También hemos escuchado mucho sobre el acceso a más cursos orientados a la universidad para estudiantes de inglés como segundo idioma. Los padres piensan que muchas veces a estos estudiantes los mantienen en las clases de estudiantes aprendiendo inglés y no se les da acceso a cursos nuevos para la universidad o una carrera incluso cuando están mejorando el inglés.

¿Estás viendo un cambio en las actitudes hacia la educación de los padres latinos?

Lo que he visto en los últimos años es la voluntad de participar, por un lado, pero también el miedo de involucrarse demasiado. Para los padres de los estudiantes indocumentados, por ejemplo, se preguntan lo que podría pasar... ¿se dará a conocer su estado? ¿Se enterará alguien? Hay un miedo de exponer a la familia. La otra pieza es esos padres que están dispuestos a participar, pero que no saben cómo navegar el sistema. Al no tener acceso a o incluso la manera de navegar el sistema escolar detiene a los padres de involucrarse más profundamente. Y esto regresa a la promesa de LCFF... las comunidades que rodean a la escuela tendrán mayor opinión de cómo se gasta el dinero, pero la fórmula también replantea como se comprometen estas comunidades.

¿Cuáles son las actitudes que has visto entre los padres con respecto a la presión para traer más tecnología a el aula?

Sé que muchos padres se preocupan más por las condiciones de la escuela... y asegurándose que dispone de agua potable, con baños abiertos, suficientes pupitres en el aula para que los niños no se queden de pie, y libros adicionales para que los niños puedan llevárselos a casa. Estas necesidades básicas sin duda serían algo que los padres pedirían... a menos que realmente entendieran cómo las herramientas como el iPad van a ser utilizadas para reemplazar algunas de estas necesidades básicas. Tiene que haber algún tipo de conexión más profunda en la explicación de cómo toda esta tecnología va a impactar las necesidades educativas de sus hijos.

¿Qué pasa en el aula? ¿Cómo están los maestros conectando con los estudiantes latinos?

Hay un problema en el ámbito de la competencia cultural... en Davis, sólo tenían un profesor que era latino en una escuela de 1.600 alumnos. No tenían maestros afroamericanos. Algunos de los estudiantes decían: "Yo no veo a nadie en una posición de poder que se ve o habla como yo, o entiende de donde vengo". Si no se sienten confortables o ven una figura adulta con quién podrían conectar, eso va a ser un problema.

Un gran foco de CFJ involucra conectar a las comunidades con los tomadores de decisiones en Sacramento. ¿Cuáles son los desafíos allí?

Cuando la gente en Sacramento quieren saber lo que está pasando en la educación, tienden ir a los expertos en lugar de directamente a las personas afectadas. Es muy bueno que tenemos ese nivel de defensa y la investigación que viene con eso, representando a estas comunidades sobre la equidad educativa. Pero es una historia diferente a la de traer a jóvenes o llevar a los padres al capitolio y verlos como expertos. Eso sigue siendo un desafío y es algo que hemos estado tratando de descifrar.

También es difícil para las escuelas y las comunidades que tratan de averiguar lo que son las diferentes políticas... hacen su camino de la legislatura a la Junta Estatal y finalmente, a los distritos, y a veces incluso los distritos no entienden lo que son. Es descorazonador encontrarse con escuelas que pueden estar al servicio de una población más alta de estudiantes de bajos ingresos o los estudiantes aprendiendo el inglés, sin embargo permiten que el distrito decida qué programas se ejecutan porque simplemente no entienden el proceso.

Más allá de LCFF, ¿cuáles son algunos de los otros temas en que CFJ se está enfocando?

De hecho, estamos trabajando en nuestro plan estratégico en este momento. Hemos identificado el LCFF al menos para el próximo año o dos para hacer un trabajo muy profundo en las comunidades en donde estamos - y eso es San José, Fresno, Long Beach y Oakland. A nivel estatal, nos hemos asociado con la Campaña por la Calidad de Educación para entregar más de 101 talleres sobre el LCFF. Cada una de nuestras divisiones también está haciendo un trabajo en LCFF para construir una masa crítica y crear conocimiento y ejercer presión sobre los distritos para asegurar que las voces de los padres y de los estudiantes son parte de la conversación. En todo el estado, realmente hemos jugado un papel de coordinador para impulsar el tema de LCFF y para animar a las comunidades a salir y participar en presionar al distrito... para demostrar que sabemos lo que está pasando y que vamos a hacerlos responsables.