MONITORIZAR LOS HECHOS: Seguro Social denegado a muchos ancianos étnicos

MONITORIZAR LOS HECHOS: Seguro Social denegado a muchos ancianos étnicos

Story tools

A A AResize

Print

 
 
"Monitorizar los Hechos" es una nueva columna mensual sobre resultados de investigación sobre el presente y el futuro de los ancianos étnicos. Es apoyado por una beca de The Atlantic Philanthropies.


English

Incluso en este período de intenso debate nacional sobre la deuda nacional, los estadounidenses quieren proteger ferozmente el Seguro Social de los recortes a los beneficios. Pero mientras que 40 millones de adultos mayores recibieron ayuda para su jubilación del programa en 2012, aproximadamente uno de cada 10 adultos mayores en los Estados Unidos no califica para el Seguro Social, dejando a muchos sin una red de seguridad.

De las aproximadamente 4 millones de personas mayores de Estados Unidos que no reciben apoyo de tercera edad del Seguro Social, un desproporcionado un tercio son ancianos étnicos. De hecho, según el Censo de EE.UU., uno de cada seis afroamericanos, una quinta parte de los latinos y casi uno de cada tres asiático americanos e isleños del Pacífico (AAPI por sus siglas en inglés), mayores no pueden depender del programa nacional de pensiones de jubilación para llegar a fin de mes.

Afroamericanos "pasan desapercibidos"

Muchos afroamericanos mayores que no califican para Seguro Social "han vivido desapercibidos, ya que han trabajado en roles domésticos y se les ha pagado en efectivo por su trabajo" sin contribuciones para el programa, dijo Karyne Jones, presidente y CEO del National Caucus and Center on Black Aging (NCBA por sus siglas en inglés) con sede en Washington, D.C.

Jones continuó: "Con la mayoría de las mujeres, son los años de crianza de los hijos y del cuidado que no contribuyen algún crédito al Seguro Social". Y añadió: "No olvidemos el desempleo crónico".

También afectando el acceso a la ayuda del Seguro Social, ella y otros expertos dijeron, puede ser el alto nivel de encarcelamiento entre los hombres negros. A medida que se liberan en la edad avanzada, muchos terminarán con poco o nada de los beneficios del Seguro Social. Esto dejaría a sus cónyuges con ingresos insuficientes en el futuro.

Debido a que la Administración del Seguro Social calcula las prestaciones de jubilación sobre la base de créditos que recibe la gente por lo menos 40 trimestres de trabajo cubierto –equivalente a 10 años durante la vida laboral de una persona, dijo, muchos afroamericanos a quienes se les paga en efectivo o debajo de la mesa no se dan cuenta de que se benefician del programa "hasta que es demasiado tarde".

La inelegibilidad para el Seguro Social es especialmente alto para los inmigrantes. Muchos de los que llegan a la edad de 50 años o más terminan con una cobertura muy baja o ninguna en absoluto.

Alrededor de la mitad de los ancianos hispanos en los EE.UU. y el 80 por ciento de los asiáticos americanos mayores que no reciben apoyo del Seguro Social son ciudadanos naturalizados o inmigrantes.

Mientras que los inmigrantes indocumentados son categóricamente inelegibles para los beneficios de los Estados Unidos, muchos inmigrantes que residen legalmente no tienen suficiente años de trabajo documentados para cumplir los requisitos para ser elegibles.

La seguridad financiera para el creciente número de ancianos negros y otros ancianos étnicos es un problema inminente. Una encuesta publicada en septiembre por el Centro Conjunto de Estudios Políticos y Económicos encontró que, "Casi la mitad de los estadounidenses negros (46 por ciento) - y alrededor de un tercio de los estadounidenses blancos (36 por ciento) - dicen que les ‘gustaría ahorrar para la jubilación, pero que no parecen tener suficiente dinero para hacerlo'".

Wilhelmina Leigh, coautor del informe de la encuesta, declaro en un estudio anterior "Modificar el sistema del Seguro Social debe incluir voces de afroamericanos y otras subpoblaciones raciales/étnicas cuya dependencia del sistema es grande, pero cuyos patrones de uso pueden ser diferentes de la norma".

Las barreras que enfrentan los inmigrantes

Llegar a fin de mes es especialmente difícil para los asiáticos jubilados. Los que si consiguen cheques del Seguro Social reciben un promedio de $ 2.000 al año ($ 13.066) menos que el total para todo los jubilados estadounidenses, según un informe de 2011 del Centro Insight.. Personas de las islas del Pacífico reciben beneficios aún más pequeños – si es que reciben algo - dice el estudio. Por ejemplo, los adultos mayores indígenas de Hawai, debido a que muchos de ellos tenían empleos de bajos salarios, reciben beneficios del Seguro Social de menos de la mitad que otros ancianos de Hawai reciben, incluyendo a otros asiáticos.

El autor del informe del Insight Center Meizhu Lui señaló las barreras culturales y de otro tipo a la asistencia para inmigrantes asiáticos y otros inmigrantes. "Las barreras del idioma conducen a una falta de conocimiento sobre el programa del Seguro Social", escribió.

Entre otros obstáculos al Seguro Social que enfrentan los ancianos asiáticos, dice Lui, son "aversiones culturales a las grandes burocracias, el orgullo de ser independiente y un miedo al gobierno basado en las experiencias del país de origen puede hacer que los asiáticos mayores nacidos en el extranjero y elegibles sean reacios a aplicar".

Un análisis de la jubilación latina de la Universidad del Sur de California cita otro motivo para muchos inmigrantes de bajos ingresos. Llama al trabajo agrícola "un claro ejemplo del empleo menos del mínimo donde los salarios y las contribuciones al Seguro Social para los trabajadores a menudo no se declaran".

Irónicamente, la Administración del Seguro Social ha estimado que los inmigrantes no autorizados contribuyeron con más de 12 mil millones de dólares al fondo fiduciario del programa en sólo 2010, más de los mil millones de dólares que el organismo dice que pagó en beneficios fraudulentos a los residentes indocumentados. Muchos inmigrantes indocumentados pagan al sistema a través de puestos de trabajo que consiguieron usando tarjetas falsas de Seguro Social. Pero nunca pueden recibir beneficios cuando los necesitan.

Traducido por Liz Gonzalez.