Crece alarma por fraudes migratorios

Crece alarma por fraudes migratorios

Story tools

A A AResize

Print

 

English Translation

REDWOOD CITY, Calif. - La historia de *Cecilia parece sacada de un drama de telenovela. Hace unos años se casó con un ciudadano estadounidense que, al poco tiempo de unirse a ella, empezó a maltratarla. Más adelante el hombre se divorció de ella sin avisarle, pero después volvieron a contraer matrimonio. Cuando al esposo le diagnosticaron cáncer terminal quiso ayudarla a regularizar su situación migratoria, porque ella era indocumentada.

Cuando su marido ya enfermo quiso ayudarla para que dejara de ser indocumentada, Cecilia tuvo la mala idea de consultar a una persona sin escrúpulos que le cobró $2,500, y nunca realizó el trámite que le prometió.

Hoy en día Cecilia sigue siendo indocumentada, y ya no puede solicitar la residencia legal a través de su esposo que era ciudadano estadounidense, porque falleció y venció el plazo en el que todavía podía hacerlo.

Cuidado con los notarios

En Estados Unidos algunos inmigrantes indocumentados usan los servicios de notarios públicos para realizar trámites migratorios pensando que son abogados, como en sus países de origen. Hay que tener cuidado al acudir a cualquier persona que no pueda demostrar que tiene la certificación necesaria, según dijo en entrevista Vanessa Sandoval, directora del programa de servicios legales de inmigración de la Red de Servicios, Derechos y Educación de Inmigrantes (SIREN por sus siglas en ingles) en San Jose.

¿Por qué los notarios no son una buena alternativa para realizar trámites migratorios?

No tienen la licenciatura para practicar leyes, no están acreditados por Inmigración y no tienen el derecho legal de ofrecer estos servicios. Lo que están haciendo es cobrándole a la gente por servicios que no están calificados para ofrecer. Mucha gente ha resultado en procesos de deportación a consecuencia de servicios ofrecidos por notarios, o por consultores de inmigración que no saben lo que están haciendo.

¿Cuáles son algunos consejos o señales para saber si la persona está capacitada para ofrecer asesoría?

Primeramente: en California y en los Estados Unidos sólo los abogados, una persona con un doctorado en leyes, aceptado por el American Bar Association o el Bar Association del estado, tiene el derecho de ofrecer servicios legales. Otra cosa muy importante: las organizaciones sin fines de lucro, acreditadas por el Consejo de Apelaciones de Inmigración, tienen el derecho de representarlo a uno en casos de inmigración, nadie más.

¿Qué puede hacer una persona si se da cuenta que ha sido víctima de un fraude migratorio?

Uno puede reportar a la persona al fiscal del condado donde vive, y hay abogados en la oficina del fiscal dedicados a investigar casos de fraude. También uno puede reportar a ese notario directamente a Inmigración. Otra cosa que uno puede hacer es meter una demanda civil.

¿Dónde se puede buscar ayuda?

Hay organizaciones sin fines de lucro. En San José hay más de siete organizaciones acreditadas por el Consejo de Apelaciones, que ofrecen estos servicios. Buscar una organización comunitaria sin fines de lucro, primeramente, y estas organizaciones te pueden dar recomendaciones a abogados privados, si es que ellos no tienen la capacidad de tomar tu caso.

Para más información sobre SIREN, por favor visite a: siren-bayarea.org

La historia de Cecilia, quien trabaja como 'janitor' en labores de limpieza en el Área de la Bahía, se parece a la de muchas otras personas que caen en manos de notarios o gente no calificada para realizar trámites de inmigración.

Cuando Cecilia consultó a un abogado de San José, le informó que su caso "no existía" para el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés).

Cecilia cree que la mujer que se aprovechó de ella, nunca envió ningún documento al USCIS. Por si eso fuera poco, cuando le pidió que le devolviera sus papeles originales (actas de nacimiento, de matrimonio y el pasaporte de su esposo) la gestora le dijo que los había perdido.

Al preguntarle si denunció a la mujer -que además de servicios migratorios ofrece ayuda para preparar impuestos y tiene un programa de radio- Cecilia dijo que no, porque "no quería más problemas".

Casos que no se denuncian

El fiscal de distrito de San Francisco, George Gascón, admitió en entrevista que uno de los principales problemas relacionados a los fraudes que cometen notarios o personas que no están capacitadas para realizar trámites de inmigración, es que las víctimas no los denuncian.

Al pedirle cifras del número de estafas que han recibido en la fiscalía en los últimos meses o años, dijo que "son muy pocos" los que finalmente llegan a ellos.

"La conversación en la calle es que sí hay más actividad [con respecto a los fraudes]. Y yo creo que sí es razonable, porque ha sido fuerte el tema de la reforma migratoria" expresó Gascón. Mencionó además que las organizaciones comunitarias con las que están en contacto también han notado un aumento en este tipo de fraudes.

El fiscal de San Francisco dijo que los inmigrantes latinos de países como México, El Salvador, Honduras o Guatemala no son el único blanco de este tipo de estafas, sino que también la comunidad asiática -en especial la china- sufre similares abusos.

Gascón afirma que las víctimas de fraude no realizan denuncias por temor a las autoridades, porque albergan algún tipo de esperanza de que el trámite sí prospere, y a veces porque creen que ya no tiene ningún caso hacer la denuncia.

En octubre de 2013 la oficina del fiscal de distrito junto con organizaciones comunitarias de San Francisco lanzaron una campaña de advertencia en español, chino y inglés, para que la gente esté atenta y no caiga en manos de charlatanes.

"Este no es un problema nuevo", expresó Gascón. "La mejor manera de protegerse a uno mismo y a la familia, y evitar ser una víctima, es a través de la prevención y la educación", dijo el fiscal durante la campaña del año pasado.

Acudir a organizaciones comunitarias

Es importante tener en cuenta que, a diferencia de algunos países latinoamericanos, los notarios en Estados Unidos no son abogados.

"Los notarios no pueden representar a una persona en corte, no pueden asistirla en un proceso legal formal; solamente pueden llenar formularios. Pero llenar un formulario, lo puede hacer cualquier persona", dijo Diana Otero, coordinadora del programa de inmigración de Caridades Católicas de San Mateo.

Otero, al igual que otros representantes de organizaciones comunitarias, recomienda acudir a abogados o a personas calificadas para realizar trámites de inmigración.

"Saber si la persona califica para un beneficio migratorio requiere realmente muchísimos años de experiencia, muchísimo conocimiento, estar realmente preparado; y estos notarios no tienen ni idea de lo que están haciendo, y del daño tan grande que le están haciendo a la comunidad", agregó Otero.

Vanessa Sandoval, directora del programa de servicios legales de inmigración de la Red de Servicios, Derechos y Educación de Inmigrantes (SIREN, por sus siglas en inglés) advirtió sobre el peligro de acudir a personas que no saben lo que están haciendo.

"La gente tiene que estar atenta, porque los casos de inmigración son muy serios y tienen consecuencias muy graves. Si una persona solicita un beneficio para el cual no califica, [eso] puede resultar en la deportación", explicó Sandoval.

La directora de servicios legales de inmigración de SIREN ofreció un consejo para evitar ser víctima de estafas.

"Si uno va a un lugar donde dicen: 'Te podemos ayudar con tus impuestos, te podemos ayudar con un viaje a Europa y también si gustas te podemos ayudar con tu caso de inmigración'... eso para uno debería de ser una bandera roja de 'aléjate, aléjate de ahí' ", enfatizó.

Recursos de ayuda: En el sitio de internet www.uscis.gov le ofrecen más información y recursos para evitar estafas. Si lo requiere la información está en español.

También el personal de la oficina del fiscal de distrito de San Francisco insta a las personas que tengan preguntas sobre posibles fraudes migratorios a que llamen al 415-551-9595.

*El nombre verdadero de la víctima de estafa fue cambiado a petición de ella.