El programa de préstamos estatales respaldado por la UC proporcionará ayudas a estudiantes indocumentados

El programa de préstamos estatales respaldado por la UC proporcionará ayudas a estudiantes indocumentados

Story tools

A A AResize

Print

 

English

Los estudiantes indocumentados de la UC que cumplen los requisitos para pagar la matrícula de residente del estado, pero no los cumplen para ayudas federales, pronto podrán pedir prestados hasta $4,000 por año para cubrir el déficit gracias a una nueva ley apoyada por la Universidad de California y los legisladores estatales.

El Gobernador Jerry Brown firmó la Proposición legislativa SB1210 la semana pasada, creando así el nuevo Programa de préstamos DREAM de California. Ricardo Lara, senador del estado, patrocinó la Proposición, que también fue apoyada por la UC y el sistema de la Universidad del Estado de California.

"Darles a los estudiantes indocumentados el mismo acceso a ayudas financieras que a otros estudiantes puede mejorar sus posibilidades de éxito académico y ayudarles a conseguir su sueño de un título universitario y un futuro más prometedor", dijo Janet Napolitano, Presidente de la UC. "Al invertir en nuestros estudiantes, estamos invirtiendo en California".

Hay unos 2,000 estudiantes indocumentados de pre-graduado matriculados en la UC. Normalmente son los primeros de su familia en asistir a estudios universitarios y vienen de familias de bajos ingresos.

Bajo la actual ley estatal, los estudiantes indocumentados que se gradúan de una escuela secundaria de California y cumplen otros requisitos de elegibilidad bajo el California Dream Act, pueden pagar la matrícula de residente de California en las UC y las CSU, y son elegibles para ayudas financieras del estado y de la universidad. Pero no cumplen los requisitos para recibir ayudas federales, y esa falta de elegibilidad para ayudas financieras patrocinadas por el gobierno federal elimina casi totalmente su acceso a préstamos estudiantiles.

El Programa de préstamos DREAM de California tiene el fin de cerrar esa brecha. Establece programas de préstamos en cada una de las universidades de las UC y las CSU que permiten a los estudiantes indocumentados pedir prestado hasta $4,000 por año académico, con un máximo de $20,000 en una sola universidad.

Los préstamos saldados vuelven a la reserva para futuros préstamos, al final creando un programa auto-sostenible con ingresos de los reembolsos del principal, intereses y cuotas compensando los costos administrativos.

El costo al estado y la UC para el primer año se calcula en $3.1 millones por cada una, comenzando en el año fiscal 2015-16, y $3.6 millones al año siguiente. Esa cantidad irá bajando hasta que el programa se haga auto-sostenible.