Una guía para los padres para prevenir el suicidio

Una guía para los padres para prevenir el suicidio

Story tools

A A AResize

Print

 

Traducción al inglés


Imagen: Alex Camacho sostiene la foto de su hijo Brandon Xavier. El joven se quitó la vida el año pasado. Hoy día, Alex y su esposa Iraida ayudan a prevenir el suicidio a través de su fundación Brandon’s Key 4 Life. Además de educar y ayudar a otras familias los Camacho buscan mantener la memoria de su hijo viva.


ATLANTA, Ga. -- Brandon Xavier era popular en la escuela, sano, alegre, bondadoso, tenía buenas calificaciones y una familia que lo amaba y lo apoyaba. Su sueño era convertirse en terapista físico, sin embargo, el 9 de febrero de 2013, Brandon se quitó la vida en su hogar en Peachtree City. Tenía 16 años.

Iraida y Alex Camacho, padres de Brandon, hoy recuerdan a su hijo, que este año se graduaría de high school y aún tratan de entender porqué el joven tomó una decisión que ellos jamás vieron venir.

“Nosotros como padres pensamos ‘nunca mi hijo va a hacer eso. Nosotros lo amamos, él tiene un buen hogar, todo lo que él necesita está aquí, él está contento siempre’”, explicó el padre puertorriqueño.

Sin embargo, destrozados por la partida de su segundo hijo, han podido ver que su hijo dio señales de que algo le pasaba, pero ellos no las pudieron identificar.

Cuando estaba en décimo grado, los padres notaron un cambio en la actitud de su hijo: parecía odiar a todo el mundo. “Ahora vemos atrás y sí habían señales, pero creíamos que eran cosas de adolescentes”, lamentó Iraida.

“Migajas” de un problema

Las señales de que una persona está contemplando quitarse la vida no son fáciles de detectar en algunas ocasiones.

De acuerdo con Daniel Reidenberg, psicólogo y director ejecutivo del Suicide Awareness Voices of Education (SAVE), a veces es difícil ver el panorama completo de cómo sus hijos se están sintiendo.

“Muchas veces es que se lo dicen a muchas personas, a lo mejor no fue a un padre sino a un amigo, a un maestro o a un líder religioso o a alguien de la comunidad y nadie puede encajar todo el rompecabezas. La realidad es que la mayoría de las veces hay factores de alerta”, dijo Reidenberg a MundoHispánico.

Pierluigi Mancini, director ejecutivo de la Clínica de Tratamiento y Control de Adicciones (CETPA), coincidió con Reidenberg. “Somos seres humanos que escondemos muy bien nuestro dolor. No hay señal mágica que los padres puedan ver, lo que hay son migajas”, explicó Mancini.

“Tu niño o niña le puede estar diciendo a la profesora un poquito, a la enfermera un poquito, a la tía un poquito y esos mundos muchas veces no se unen, no se comunican”, sostuvo el psicólogo colombiano.

Por ello, los especialistas y los padres de Brandon hacen hincapié en la importancia de que las familias estén pendientes a los cambios de conducta en sus hijos y se eduquen sobre cómo hablar con ellos sobre sus sentimientos y si han contemplado el suicidio. “Un padre no debe esconderse del tema. Puede ir a la biblioteca o a Internet y aprender cómo hablarle a su hijo. Debe empezar a aprender las señales”, recomendó Mancini.

Cambios abruptos de conducta, cambio en su relación con amigos, dejar de hacer actividades que antes disfrutaban, cambios en su manera de vestir o regalar posesiones preciadas pueden ser señales de que un joven necesita ayuda, explicó el director de CETPA.

El colombiano añadió que acciones como hacerse cortadas o atentar contra la vida, tomando pastillas por ejemplo, deben ser consideradas con seriedad y se debe buscar ayuda de inmediato.

“La adolescencia es un periodo muy difícil y podemos confundir si, por ejemplo, mi niño está malhumorado, se encierra en su cuarto o solo quiere tener los audífonos, pensando que así es la adolescencia. No debemos presumir eso”, advirtió el psicólogo.

Un grito de las jóvenes latinas


‘Valeria’, de 16 años y a quien cambiamos el nombre en este reportaje, intentó quitarse la vida tres veces el pasado año.

De acuerdo con su madre ‘Aurora’, su hija ha sufrido acoso escolar y recientemente fue diagnosticada con depresión.

“Mi hija era dulce, alegre, amiguera, pero desde los 12 años cambió”, lamentó la madre.

La situación de ‘Valeria’ ocurre con frecuencia entre las jóvenes latinas, según estadísticas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Los datos señalan que más del 15 por ciento de las adolescentes hispanas han intentado suicidarse en comparación con un 10.7% de jóvenes afroamericanas y un 8.5% de muchachas blancas, según datos de 2013.

Las adolescentes que seriamente han considerado el suicidio representan un 26% de hispanas en el país, en comparación con un 18.6% de afroamericanas y un 21% de blancas, indican los CDC.

Los expertos sostienen que factores como la aculturación, el racismo, la discriminación, el acoso, la falta de un estatus migratorio en la familia y la pobreza son algunos factores que pueden colocar a una joven latina en una posición de vulnerabilidad. Pero estos retos no son únicos para las adolescentes, sino para todos los jóvenes hispanos.

“Los jóvenes latinos tienen los mismos retos que los jóvenes en la población general, pero encima de eso están creciendo en un mundo muy diferente al que crecieron sus padres, lo que llamamos en la psicología el estrés debido a la aculturación a este país”, comentó Mancini.

Sin embargo, el tema del suicidio es complejo y las personas no atentan contra sus vidas por una sola causa, según advierten expertos.

“No es un solo factor, son muchos factores lo que llevan a un niño a contemplar o completar el suicidio”, sostuvo Mancini. “Las personas que han sobrevivido un intento de suicidio nos reportan que ellas no querían quitarse la vida, ellos quería parar un dolor interno que no sabían cómo parar”, advirtió.

El suicidio se puede prevenir

Tal como mencionan los expertos entrevistados y padres como Alex, Iraida y ‘Aurora’, los jóvenes que están contemplando suicidarse dan señales de alerta.

Brandon, por ejemplo, reveló sus intenciones a su ex novia, pero ella no se lo dijo a nadie. El joven había pasado por el rompimiento amoroso, lo que lo sumió en una profunda tristeza.

Los padres ahora ven que el joven experimentó situaciones que, gota a gota, fueron llenando el vaso.

Por eso los Camacho tienen una misión: ayudar a otras familias a prevenir que pierdan a sus hijos por el suicidio.

Ellos iniciaron Brandon’s Key 4 Life Foundation para educar a quien lo necesite. “Es importante que todos los padres, familiares y amigos se instruyan en esto. Entender sobre la depresión y saber que es una enfermedad como un cáncer, una diabetes. Hay que tratarla”, manifestó Iraida.

“Podemos ayudar a que alguien no se quite la vida”, advirtió Mancini, que explicó que en ocasiones los padres deben buscar ayuda de un profesional pues no están preparados para hablar sobre el tema.

Hoy día, Alex e Iraida recuerdan a su hermoso hijo y piensan en lo que le dirían si pudieran echar atrás el tiempo.

“Le diría que estamos aquí, ‘nos puedes decir lo que quieras que no te vamos a juzgar. Vamos escuchar lo que tengas que decir y decirte, que te amamos mucho y que siempre vamos a estar aquí’”, dijo la madre.

“Yo también le diría perdón”, aseguró el padre. “Porque no sabemos cuánto lastimamos a nuestros hijos sin saber o sin querer”, agregó.

Señales de alerta


» Cambia abrúptamente de conducta, se muestra malhumorado, triste, callado. No presuma que es la típica rebeldía de la adolescencia, indague sobre sus cambios de conducta.

» Se aísla de sus amigos o se vuelve más misterioso con ellos.

» Dificultad de concentración, ansiedad, falta de apetito o cambio en sus patrones de sueño.

» De repente deja de practicar actividades que antes disfrutaba, como el deporte, el baile.

» Cambios en su manera de vestir.

» Comienza a regalar posesiones preciadas. Es una manera de despedirse de sus seres queridos.

» Abusa de alcohol o drogas.

» Muestra una conducta desafiante, destructiva o agresiva.

» Baja el rendimiento académico.

» Se autoagrede, por ejemplo se corta o ha intentado quitarse la vida. No importa el método que utilice, los intentos no son un juego y se debe buscar ayuda de inmediato.

Fuente: Pierluigi Mancini y NAMI


Tenga en cuenta


» Comuníquese con sus hijos abiertamente e indague sobre sus sentimientos y lo que están experimentando.

» Hágale saber que son importantes y escúchelos sin juzgar.

» Tome con seriedad sus intenciones de quitarse la vida (un 80% de las personas que se suicidan lo anuncian).

» No piense que al hablar de suicidio complicará las cosas. Al contrario, tratar el asunto del suicidio y discutirlo sin mostrar una conmoción o desaprobación es una gran ayuda. La forma abierta de manejar el asunto demuestra a la persona que se le está tomando en cuenta y que se está respondiendo a la severidad de su angustia.

» No llegue a la conclusión de que la persona que está contemplando el suicidio no desea ayuda. No permita que busque ayuda sola pues usualmente no tienen capacidad de hacerlo.

» Si su amigo o familiar le comunica que va a suicidarse debe actuar de inmediato. No deje a la persona sola. Haga preguntas como: ¿has pensado cómo lo vas a llevar a cabo? ¿Ya decidiste cuándo?

Fuente: NAMI


Si la persona tiene un plan definido, el riesgo de suicidio es obviamente severo. Llévelo a la sala de emergencias del hospital más cercano o a una clínica de salud mental y llame a la policía.

Georgia Crisis & Access Line (Línea de Crisis)
Teléfono: 1.800.715.4225

CETPA (Tratamiento para latinos)
Dirección: 6010 Dawson Blvd., Suite I Norcross, GA 30093
Teléfono: 770.662.0249
En Internet: www.cetpa.org

Georgia Suicide Prevention Information Network
Teléfono: 770.354.7616
En Internet: www.gspin.org (Ofrecen educación sobre prevención y tratamiento, pero también ayudan a quienes han perdido a un familiar por un suicidio.