811: El número que llamar antes de excavar

811: El número que llamar antes de excavar

Story tools

A A AResize

Print

 

San Francisco - Wolfgang Gordillo recuerda el día en que un compañero de trabajo, excavando en un sitio de construcción en Seattle, golpeó accidentalmente y rompió una tubería de gas con una piqueta.

"Llegó el departamento de bomberos, evacuó la zona [y] cerró la línea de gas", dice Gordillo, que trabaja como contratista en la construcción y remodelación de casas en el Área de la Bahía de San Francisco.

El accidente no causó una explosión o un incendio – un posible riesgo cuando el gas de una fuga entra en contacto con el aire y una chispa, pero interrumpió el servicio a la zona y provocó una evacuación.

Según datos federales, los accidentes como el que describe Gordillo son la causa principal de daños en las tuberías de distribución de gas a nivel nacional. Es también la principal causa de muertes y lesiones a personas en estos accidentes de tuberías, de acuerdo a las estadísticas sobre incidentes de tuberías significativos mantenidos por el Departamento de Transporte de Estados Unidos.

A nivel nacional, de 1994 a 2013, los daños causados por la excavación de un tercero - alguien que no sea los servicios públicos o un contratista contratado por la utilidad - totalizaron casi $ 378 millones, y han causado 139 muertes y 445 lesiones. Incidentes de tuberías significativos son los accidentes más caros - donde los daños materiales son superior a $ 50.000 - y los más peligrosos para la vida, resultando en muertes y lesiones.

La tendencia era tan alarmante que el Departamento de Transporte, hace unos 15 años, emitió las mejores prácticas para reducir estos incidentes, trabajando con empresas de servicios públicos, excavadores profesionales y otras partes interesadas. En 2007, un centro nacional de llamadas y el número – 811 – se creó para ayudar a los excavadores profesionales y contratistas a ser conscientes de la infraestructura subterránea.

A pesar de una campaña nacional instando a la gente a "llamar antes de excavar", muchos contratistas residenciales, incluidos los trabajadores inmigrantes y de minorías, aún no saben acerca de los peligros de la excavación en el trabajo.

Contratistas comerciales tienen más probabilidades de saber acerca de la ley 811, dice Miguel Galarza, presidente de Yerba Buena Engineering and Construction, Inc., una compañía en San Francisco con 25 empleados.

"Si estás haciendo trabajo residencial, realmente no prestas mucha atención a los requisitos de 811, y es una lástima porque no cuesta nada", señala Galarza.

Richard Taylor, un investigador dig-in con PG&E, dice que cualquier persona puede llamar al 811. Dig-ins es un término usado por la industria para describir golpes accidentales a tuberías.

Usted no tiene que ser un contratista autorizado para llamar, y todo lo que se necesita es dar la ubicación de donde va a cavar, dice. El centro de llamadas le avisará a las utilidades que tienen infraestructura subterránea en la zona, incluyendo las tuberías de gas, líneas eléctricas, líneas de agua y alcantarillado, y cables de telecomunicaciones. Los servicios públicos tienen 48 horas para enviar un localizador para marcar la ubicación de las líneas subterráneas con pintura, por ejemplo, u otras señales visuales.

Taylor pasa sus días conduciendo por el este de la bahía, buscando cualquier persona que este haciendo trabajo de excavación. Taylor comprueba si los trabajadores llamaron al 811, y les informa acerca de la ley si no la conocen. Dice que golpear accidentalmente una tubería es un asunto serio.

"Si golpeas una línea de agua, hay agua por todas partes. Corre hacía abajo, es posible que inundas la casa de alguien", dijo Taylor. "Si golpeas una línea de gas y hay una fuga, si hay una mezcla de gas y aire y [una] chispa, puedes explotar algo".

Entre 1994 y 2013, California tuvo 91 incidentes significativos de tuberías, según datos federales, que causaron nueve muertes y 19 lesiones, y más de $ 22 millones en daños a la propiedad.

En California, los propietarios están exentos del requisito de 811. Sin embargo, un propietario que planea hacer trabajo que requiere un permiso de la ciudad aún tiene que llamar al 811, dice Taylor.

Galarza, el propietario de la empresa de construcción comercial, dice que es importante para cualquier persona que realiza cualquier trabajo de excavación, incluyendo a los propietarios de viviendas, llamar al 811, ya que pueden no saber acerca de los servicios públicos subterráneos que corren a través o cerca de su propiedad.

Un martes por la mañana, alrededor de las 9 de la mañana, el Centro de Jornaleros de San Francisco en el Distrito de la Misión de la ciudad está lleno de docenas de hombres latinos inmigrantes, tratando de conectarse con propietarios de viviendas que necesitan ayuda con la mudanza, trabajo en el jardín, o remodelación de su casa.

Francisco Galindo se describe a sí mismo como un "hombre de utilidad". "Lo hago todo", dice.

Galindo dice que una vez trabajó en una fundación de una casa que estaba al lado de una colina, y tenía problemas de drenaje. "811 – nadie me dijo sobre eso".

Galindo dice que nunca ha golpeado un gasoducto en el trabajo, pero si ha golpeado un tubo de plástico de irrigación. Él dice que sería más seguro estar al tanto de lo que está en el terreno antes de excavar, pero admite que él duda llamar.

"Yo no estoy tan seguro que los propietarios de casa quieren que llame al 811", él dice. "A veces no quieren problemas con la ciudad".

Zhou Hua Liu ha trabajado como contratista independiente en remodelación, plomería y trabajos eléctricos para hogares y negocios en todo el Área de la Bahía.

Liu dice que a pesar de que ha trabajado en proyectos que involucraron la excavación como "plantar un jardín y construir una cerca", él nunca oyó de 811.

"Nunca he tenido ninguna lesión de trabajo en el pasado", dijo. "Yo sé cómo hacer mi trabajo y estoy seguro de ello. ¿Es necesario llamar [811] antes de excavar? Suena como un trabajo extra".

En el pasado, los contratistas que dañan las tuberías sin llamar al 811 se pudieron haber marchado sin sanciones, pero eso podría cambiar.

El año pasado, los legisladores abordaron la cuestión de los daños causados por los golpes de tuberías y la eficacia del 811 en una audiencia de subcomité del Senado, presidida por el senador estatal Jerry Hill (D-San Mateo).

Hill dice que el comité encontró brechas de cumplimiento que él está buscando hacerles frente con legislación pendiente, que tiene previsto introducir el próximo año.

A nivel estatal, PG&E y Sempra Energy están trabajando con la Junta Estatal para el Otorgamiento de Licencias a Contratistas para presionar a los contratistas con licencia que golpean a sus tuberías, porque no llamarón al 811.

"Lo que queremos hacer es cambiar los comportamientos", explica Aaron Rezendez, supervisor de conciencia pública de 811 en el departamento de prevención de daños de PG&E.

La utilidad también está reforzando la educación pública en torno al tema y ha realizado 30 talleres en su territorio de servicio, alcanzando a 2.000 excavadores profesionales. "Estamos viendo un aumento de la conciencia", dice Rezendez.

Summer Chiang contribuyó al reportaje.