Los UC Regents considerarán un nuevo plan de estabilidad a largo plazo para ayudas financieras y de matrícula

Los UC Regents considerarán un nuevo plan de estabilidad a largo plazo para ayudas financieras y de matrícula

Story tools

A A AResize

Print

 

English

El Consejo de Regentes de la Universidad de California anunciaron recientemente que considerará un nuevo plan de cinco años para una matrícula baja y predecible que proporcionará fondos para aumentar el acceso a los estudiantes de California, mantener el robusto programa de ayudas financieras de la universidad y para invertir en una educación de calidad.

Los regentes considerarán el plan, el primero de su tipo en la universidad, en su reunión del 19 de noviembre en la UC San Francisco.

"Los estudiantes y la universidad misma deben tener la habilidad de planificar y hacer presupuestos a largo plazo", dijo Bruce Varner, presidente del Consejo de Regentes. "Tengo muchas ganas de hablar del nuevo plan ... debemos aportar justicia y sentido común al proceso de fijar matrículas, asegurar la continuada viabilidad de nuestro programa de ayudas financieras y asegurar que la calidad académica de la UC siga excelente".

Poco después de ser nombrada presidenta de la UC el año pasado, Janet Napolitano propuso una congelación de las matrículas para el año 2014-2015 -- el tercer año consecutivo sin aumento -- para darle tiempo a la universidad a desarrollar un plan a largo plazo para mantener las cuotas estudiantiles lo más asequibles posible y acabar con máximos repentinos en los niveles de matrícula en respuesta al reducido apoyo del estado.

El nuevo plan de estabilidad a largo plazo para matrículas y ayudas financieras propone que la matrícula no aumente más del 5 por ciento por año durante cinco años. Para el año 2015–16, eso significaría un aumento de $612. La matrícula puede aumentar por debajo del 5 por ciento -- o nada -- según el nivel del apoyo del estado.

La adopción del nuevo modelo asegurará que la universidad pueda mantener su actual programa de ayudas financieras bajo el cual alrededor de la mitad de los estudiantes de pre-graduado tendrán su matrícula y cuotas totalmente pagadas. Junto con el continuo apoyo por parte del estado a los programas Cal Grant, la UC ayudará a los estudiantes más necesitados a cubrir gastos de vivienda, libros y materiales. Además, se espera que el nuevo Programa de Becas para la Clase Media cubrirá hasta el 40 por ciento de los cargos obligatorios de todo el sistema UC para estudiantes que cumplan los requisitos.

Si el Consejo de Regentes lo aprueba, el plan de estabilidad propuesto:
  • Facilitará que la universidad matricule a por lo menos 5,000 estudiantes de California más durante cinco años
  • Mantendrá el robusto programa de ayuda financiera de la universidad
  • Disminuirá la proporción de estudiantes y profesorado
  • Aumentará la selección de clases
  • Disminuirá el tiempo para graduarse
También aumentarán, en el mismo porcentaje, las cuotas que pagan los estudiantes de pre-graduado internacionales o que vienen de fuera del estado, que actualmente pagan los $12,192 de matrícula de los residentes del estado más un suplemento de $22,878, por no ser residente del estado. Las universidades usan la matrícula suplementaria de no-residente para financiar la educación de todos los estudiantes, incluyendo los costos de los más de 7,000 estudiantes de pre-graduado de California para quienes el estado actualmente no proporciona ninguna financiación.

La UC seguirá manteniendo los costos administrativos bajos; casi todos los dólares nuevos de matrícula irán para educar a los estudiantes.

El plan propuesto supone que el estado seguirá aumentando su apoyo educacional a la UC en un 4 por ciento el año que viene, como ya se ha anunciado previamente. Porque un aumento como ese solamente se aplicaría a la porción del estado del presupuesto académico de la UC, que equivale a un aumento de solo el 1.7 por ciento en fondos para educar a los estudiantes. Esta cantidad está por debajo de la tasa de inflación y es mucho menos de lo que se necesita para cumplir con las necesidades de los estudiantes y la universidad.

"Hemos congelado la matrícula durante tres años, seguido maximizando eficiencias operacionales, reducido la plantilla, aumentado la recaudación de fondos y aplazado el mantenimiento crítico", dijo Napolitano. "Esperamos que el estado se asocie con nosotros y aumente su inversión en la UC. Pero no podemos esperar más. No podemos recortar o aplazar nuestro camino a la excelencia".